•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Asamblea Nacional aprobó la reforma a la Ley Especial para el Fomento de la Construcción y Acceso a la Vivienda de Interés Social, Ley 677, la cual permite subsidiar viviendas de hasta US$32,000.

El Gobierno proyecta que con dicha modificación se construyan anualmente más de 6,000 viviendas, ya que se mantendrá el subsidio de 2.5% sobre los intereses hipotecarios, indicó el diputado Edwin Castro, vicepresidente de la Comisión de Infraestructura y Servicios Públicos del Legislativo.

Castro espera que la modificación a la Ley permita que más familias accedan al beneficio, ya que antes de ella, cuando el subsidio solo aplicaba para casas con precios iguales o menores a US$20,000, no se alcanzó ni los 2,000 beneficiarios.

Por su parte, José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, calificó como “una buena noticia” la ampliación del techo de la vivienda de interés social.

Entre el sector privado y el público se construyen alrededor de 10,000 viviendas al año, mientras la demanda del país es el doble.

Oportunidad

El diputado de la Bancada Alianza Partido Liberal Independiente, Bapli, Eliseo Núñez Morales, dijo que la reforma a la Ley 677, beneficia directamente a los nicaragüenses de mediano poder adquisitivo, que de alguna manera se habían quedado al margen de los programas de gobierno orientados a cubrir la necesidad de vivienda en el país.

Núñez Morales agregó que el éxito de la reforma va a depender de que se mantengan los niveles de empleo en el país, y del interés de la banca privada de incrementar su crédito hipotecario.

El diputado opositor mencionó que la construcción de viviendas podría experimentar un crecimiento del 40% como consecuencia de la ampliación del techo para el subsidio de viviendas sociales.

Ritmo

En declaraciones recientes, el presidente de la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua, Cadur, Ricardo Meléndez, reveló que la empresa privada construye unas 3,500 viviendas al año, y que el 75% corresponde a casas con precios menores a US$50,000.

Meléndez reconoció que las entidades financieras han avanzado en la flexibilización de su política de financiamiento, y que la población le ha demostrado que son buenos pagadores, porque la mora no excede el 0.8%.

“Ahorita el problema no es el financiamiento, no es capacidad de construcción, es generar los incentivos apropiados para que lleguen a la población y poder satisfacer la demanda”, comentó el funcionario, en alusión a la necesidad de contar con el beneficio que fue aprobado ayer por los diputados.

957,000 casas es el estimado del déficit habitacional en Nicaragua.

3,500 viviendas anuales construye el sector privado.