•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A pesar de que el registro de la cantidad de incendios --tanto forestales como agropecuarios-- del presente año 2014, refleja un incremento de 75 eventos más con respecto al año pasado, las afectaciones esta vez han sido menores.

“Van más eventos este año, pero hubo una reducción considerable con respecto a las afectaciones, las cuales se redujeron en un 65%”, expresó el coronel Rogelio Flores, jefe del Estado Mayor de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua.

El coronel Flores explicó que el año pasado la Defensa Civil contó como evento toda fuente de calor, como quemas de basura o de montes, sumando todo como área afectada.

“Este año 2014 atendimos y contamos igual todos los eventos considerados focos de calor, pero a la hora de hacer la clasificación descartamos de la afectación a la riqueza, las quemas de zacate, maleza y basura, y estas ya no se contaron como área afectada”, indicó el coronel Flores.

A partir de la primera semana de mayo, la Defensa Civil prepara el resumen final de la jornada de 2014.

Arden pinares

“Sin embargo, tenemos datos de algunos eventos que no se ha contabilizado en ese resumen general, como fue una quema forestal que pinos de regeneración (bosque joven) en Dipilto, Nueva Segovia, que duró varios días, y se necesitó el trabajo de 60 militares y de 90 brigadistas voluntarios de la región”, comentó el coronel Flores.

Las laderas de la subcuenca del río Dipilto fueron alcanzadas por un voraz incendio forestal que amenazó la única fuente de abastecimiento de agua potable para los 45,000 habitantes de la ciudad de Ocotal, cabecera departamental de Nueva Segovia.

El fuerte siniestro, incluso, amenazó con alcanzar unas sencillas viviendas en un intricando terreno de la periferia de la cabecera municipal, cuyos moradores tuvieron que involucrarse en la extinción de las llamas.

Gran esfuerzo

Entre los que ayudaron a apagar el fuego está Mercedes Jarquín, quien con una bomba-mochila, a la medianoche, buscaba menguar el fuego que se propagaba en unos troncos de las cercanías, mientras el denso humo con olor a resina de ocote se respiraba en el ambiente.

Según el vicealcalde de Dipilto, Franklin López Moncada, el incendio se originó en los bosques de Mozonte y atravesó Loma Verde y Piedras Pintadas, y fue combatido por brigadistas de la empresa Madesa y por personal de la municipalidad local, que proveyó de alimentos a los brigadistas.

“El combate del incendio también ha sido difícil, porque se trata de un bosque joven, y es tan cerrado que las llamas suben a las copas de los pinos y ahí es más difícil apagarlo”, relató el funcionario municipal.

¿Mano criminal?

López Moncada dijo que hay sospechas de pirómanos que metieron más fuego en otros frentes, mientras los brigadistas avanzaban para controlarlo.

Explicó que el combate de las llamas en horas de la noche fue difícil y riesgoso para el personal, porque el fuego corría por las laderas con elevadas pendientes, donde aunque por fortuna hay poca población, sí existe una rica fauna silvestre.

“Desde el año pasado logramos detectar que la mayor parte de las quemas fueron agropecuarias, y concentramos los esfuerzos entre dueños de fincas de bosques y ganaderos. Por eso, en comparación al mismo período del año pasado, las hectáreas afectadas hasta hoy son menos, gracias al trabajo de prevención y de control en que participamos con todas las instituciones”, señaló el coronel Flores.

Explicó que los esfuerzos de divulgación de mensajes para evitar quemas agrícolas se realizaron a través de instituciones del Gobierno y de organismos que trabajan a favor del medioambiente, además de contar con el apoyo de los medios de comunicación.

En Nicaragua, cada año unas 18,000 familias y un millón 400,000 hectáreas permanecen bajo situación de riesgo de quemas forestales.

En abril y en mayo los incendios forestales aumentan porque suben las temperaturas y la velocidad de los vientos.

 

"El trabajo de prevención aparejado con la atención oportuna fueron eficaces, y son los que nos dan estos buenos resultados". Coronel Rogelio Flores, jefe del Estado Mayor de la Defensa Civil del Ejército