•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Se llama El Progreso, pero la realidad no le hace honor al nombre. En este barrio del municipio de San Jorge, los pobladores pasan penurias para poder beberse un trago de agua.

Don José Antonio Torres, por ejemplo, dice que está cansado de caminar kilómetros hasta las comunidades vecinas para acarrear el agua que debe usar de forma racionada para que le rinda. La historia se repite en 400 hogares, donde habitan unas 16,000 personas.

Según Torres, aunque la escasez de agua es cosa de todos los años durante la temporada seca, este año llevan más tiempo “con sed”, y pese a sus reclamos el servicio no se reactiva, aunque los recibos de cobro llegan puntualmente.

Para “resolver”, Torres busca la manera de reactivar el pozo que dejó de usar cuando el barrio fue conectado a la red de abastecimiento de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal.

Gasto extra

Otros, como Gloria Vílchez, resienten pagar C$50 por barril de agua. Le parece “imperdonable” que este municipio padezca sed, teniendo cerca el Lago de Nicaragua.

“Tengo un negocio de venta de sopa, lo que me reportaba ganancias de 300 córdobas, los cuales estoy dejando de percibir por la falta de agua, porque para el consumo tengo que comprar agua purificada”, relató Vílchez, quien espera que las autoridades atiendan la propuesta de construir una planta similar a la que se instaló para abastecer al municipio de San Juan del Sur.

Miguel Ángel Barbosa explicó que recogió firmas de todos los habitantes del barrio y las llevó a la delegación departamental de Enacal, pero nunca resolvieron la situación.

Otros lugares

La falta de agua potable no solamente afecta a barrios de San Jorge. La situación ocurre en Belén, Potosí, Buenos Aires e incluso en los barrios más poblados de la ciudad de Rivas, como La Puebla, “Juan Bautista Rivera”, San Francisco, El Palenque, San Ramón y en el “Carlos Aguilar”, según denuncian los pobladores a través de las radios locales.

El Nuevo Diario en reiteradas ocasiones buscó la versión de Auxiliadora Ponce, delegada departamental de Enacal, pero en su oficina siempre dijeron que no se encontraba.

Sin embargo, la funcionaria declaró a una emisora local que “en Belén se está perforando un pozo, luego nos trasladaremos al municipio de Potosí y Buenos Aires, que son los lugares donde el desabastecimiento se agudizó”.

Sobre la situación que viven los habitantes de San Jorge, aseguró que está coordinando con la Alcaldía “para, a través de contrapartida, perforar otro pozo en este municipio”.

La delegada de Enacal mencionó que Nicaragua dispone de un préstamo de más de US$500 millones para ampliar el servicio de agua potable en 19 ciudades, incluida Rivas, pero no precisó cuándo se ejecutaría el proyecto.

 

16 MIL pobladores de El Progreso sufren la falta de agua potable.