elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Los ombudsman de Honduras, El Salvador y Nicaragua se reunirán en junio próximo para tratar sobre problemas que se registran en el Golfo de Fonseca (Pacífico), donde la semana pasada murió un pescador hondureño en un incidente con una patrullera naval salvadoreña, informó hoy una fuente oficial.

El Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, Roberto Herrera, dijo en un comunicado que en junio próximo, en fecha que no precisó, se reunirán para encontrar mecanismos de protección que beneficien a los habitantes de las zonas ribereñas del golfo y prevenir conflictos que pongan en riesgo su vida e integridad.

Agregó que su objetivo es "fomentar un clima de armonía y de paz entre las poblaciones ribereñas de los tres países", que comparten el Golfo de Fonseca.

Herrera indicó que ha estado en comunicación con el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos de El Salvador, David Morales, y con el procurador de los Derechos Humanos de Nicaragua,Omar Cabezas Lacayo.

Agregó que invitó a Morales y Cabezas Lacayo para reunirse y tener "comunicación directa con todos los pobladores de esas zonas, con los pescadores, con sus familias y sus autoridades municipales, para hacerles sentir que como defensores de los derechos humanos tenemos que estar de su lado".

Herrera señaló que como defensores de los derechos humanos buscan "evitar, por un lado, que se reproduzca la pérdida de más vidas humanas y, por otro, evitar que los pescadores hondureños, de El Salvador y Nicaragua también se vean afectados en su dignidad".

Conflicto

El pasado día 16 un pescador hondureño, identificado como Luis Antonio Requeno, de 18 años, murió, y su compañero Juan Carlos Elvir (25), resultó herido tras ser embestida su pequeña embarcación por una patrullera naval de El Salvador, según denuncias de autoridades de Honduras y habitantes de la zona.

A raíz del incidente Honduras presentó una "enérgica protesta" y exigió una investigación por un hecho que ha conmocionado a los habitantes de Amapala, departamento hondureño de Valle, donde vivía Requeno. El incidente se registró cerca de Amapala.

Según las autoridades hondureñas, los dos pescadores faenaban en aguas de Honduras, pero un informe de El Salvador señala que lo hacían en aguas de ese país.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, incluso se comunicó con el gobernante electo salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, quien asumirá el poder el 1 de junio próximo, para pedirle que se investigue el caso.

Hernández considera que la falta de demarcación de las aguas del Golfo de Fonseca es lo que provoca incidentes como el del 16 de mayo, y que la muerte de Requeno "no puede quedar impune".

El Comisionado hondureño de los Derechos Humanos dijo que es condenable toda violación a un derecho tan esencial como el de la vida de cualquier persona y lamentó la muerte de Requeno.

El pescador hondureño, que sufrió heridas graves, falleció cuando era llevado a un hospital del sur de Honduras en una ambulancia.

Los incidentes en el Golfo de Fonseca por lo general se producen cuando pescadores de un país faenan en aguas de otros y son capturados.

En otros casos, según denuncias de pobladores, son patrulleras navales de un país las que se meten a las aguas de otro persiguiendo pescadores.