•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Reformar el sistema electoral y celebrar “un gran diálogo nacional” son las peticiones que la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, hizo ayer al presidente Daniel Ortega, en un encuentro privado que duró un poco más de cuatro horas.

“Ahora comienza un tiempo importante de meditación, de reflexión”, dijo el presidente de la CEN, Sócrates René Sándigo, tras la reunión.

Ortega, quien llegó a la Nunciatura acompañado por la primera dama, Rosario Murillo, no ofreció declaraciones luego de la cita.

En la reunión los religiosos también remarcaron que es necesaria una revisión a la Ley 779, que castiga la violencia contra las mujeres, para erradicar los femicidios.

“Nosotros estamos haciendo planteamientos propositivos” y existe “buena disponibilidad del Ejecutivo”, indicó Sándigo.

Esperanza

Para Sándigo, la sociedad debe “actuar y ver lo bueno cuando es bueno, lo malo cuando es malo y sugerir cuando las cosas merecen sugerir”.

“El pueblo nicaragüense debe tener esperanza”, agregó el religioso luego de la reunión.

Otro de los puntos torales en la cita fue el respeto a los derechos humanos, la libertad de expresión y las condiciones en las cárceles, según explicó.

“En los derechos humanos a veces se ve que hay mucha intolerancia”, y es “necesario ser más tolerantes… a veces no se tiene paciencia, tolerancia”, mencionó Sándigo.

Elecciones

Sándigo fue el encargado de informar sobre los detalles de un encuentro que se efectuó a puertas cerradas y duró alrededor de 4 horas y 20 minutos, tiempo en el que los obispos plantearon 6 puntos a Ortega, en los que se destacan el gran diálogo nacional, y la reforma al sistema electoral, para lograr que en 2016 los comicios sean totalmente transparentes.

“No hablamos de personas concretas” sobre el tema electoral, mencionó Sándigo.

Los religiosos también aconsejaron a todos los sectores a “gastar menos energía en choques, en pugnas, en críticas”, y gastar más energías “en ser propositivos”.

Sándigo aclaró que los obispos no llegaron a la reunión queriendo invadir lo que otros sectores sociales hubiesen deseado presentar.

“Simplemente hemos sido portavoces de esos ecos que nos llegan de nuestra propia reflexión y de la iluminación del Espíritu Santo en nuestras vidas”, dijo Sándigo.

“Esperamos que el diálogo dé los frutos, pero necesitamos paciencia y esperar los resultados”, sostuvo Sándigo.

Los ministros

Asimismo, dijo que hay un compromiso de que los ministros o responsables del Gobierno estarán en la disponibilidad de acudir donde los obispos para responder a las inquietudes de los diversos sectores.

“Queremos decirles que hay apertura de parte del Ejecutivo, así se han comprometido con nosotros, y, pues, estaremos nosotros también disponibles para ir colaborando en solucionar aquellos aspectos que tal vez no se solucionarán o no se fortalecerán mañana”, afirmó.

Por otro lado, Sándigo explicó que la revisión de la Ley 779 es necesaria para dar solución a la violencia a lo interno de las familias, un tema en el que se requiere un trabajo en conjunto de todas las instituciones, según dijo.

Texto íntegro de las palabras de los Obispos de la CEN al presidente de Nicaragua en el diálogo