•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los pronósticos climáticos alertan que Nicaragua enfrentará una disminución de las lluvias de hasta un 90%, y que las zonas del país que serán más golpeadas por la irregularidad del invierno son el Pacífico, el Centro y el Norte.

290514 fenomeno

Marcio Baca, director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, informó que desde el inicio de la temporada lluviosa, el país registra una reducción en las precipitaciones de entre el 50 y el 90%, y se espera que el comportamiento persista con la entrada del fenómeno meteorológico El Niño, destacando que esto podría representar serios daños a la agricultura nacional.

“Esto se estableció de acuerdo con todos los análisis de seguimiento que se han estado monitoreando en todas sus estaciones meteorológicas, debidamente actualizado. Desde marzo los océanos ha comenzado un proceso de evolución hacia el establecimiento del fenómeno El Niño, a partir del julio del presente año”, indicó Baca.

En cada una de las zonas del país, en los 25 días de la temporada lluviosa, las precipitaciones han sido bajas.

Lluvias inhibidas

“Este año nuestro régimen climático ha sido influenciado de forma negativa por los sistemáticos centros de altas presiones que han predominado en el océano Atlántico, y cuya influencia llega a nuestro territorio, inhibiendo las relaciones intertropicales de convergencia que trae consigo las mayores precipitaciones en nuestro invierno”, explicó el director de Meteorología.

Por otra parte, comentó que las anomalías climáticas se advierten desde febrero pasado, con el calentamiento fuera de lo normal de la superficie del océano Pacífico, de 0.5 y hasta 1 grado Celsius. Dijo que el comportamiento de los vientos alisios ha sido normal, aunque se han debilitado en los últimos días de mayo.

La distribución de las precipitaciones acumuladas desde el primero hasta el 25 de este mes, muestra que las zonas más afectadas corresponden a las ubicadas en el corredor seco, extendiéndose hacia la parte del Pacífico, norte y centro del país.

Baca explicó que en condiciones normales la cuenca del océano del Atlántico Tropical, junto con el Golfo de México y el Mar Caribe, debería de enfriarse, pero no lo está haciendo, y a consecuencia de esto la temporada de huracanes tiende a ser menos intensa de lo que debería ser.

“Produce alrededor de 12.5 a 12 ciclones tropicales por año, sin embargo, para este año los vaticinios de los centros especializados pronostican que serán solo nueve tormentas nombradas, y al menos una de ellas llegará a alcanzar la intensidad de un huracán arriba del nivel 3”, expresó Baca.

A pesar de los pronósticos, se espera en las próximas 48 o 72 horas, que llegue la primera onda tropical en la zona del mar Caribe, según informó Rosario Murillo, coordinadora de Comunicación y Ciudadanía del gobierno.

 

40

días podría extenderse la canícula, según pronósticos planteados durante el Foro del Clima Centroamericano.

 

25

días de invierno evidencian una disminución de hasta el 90% de las lluvias en el país.