•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En algún momento, luego de ser nombrado presbítero, el padre Leopoldo Brenes se llegó a sentir un súper párroco. Realmente lo era. Con cuatro parroquias a su cargo, celebraba ocho misas cada domingo. Entonces, a modo de broma, pidió que nadie se muriera en sábado para no tener que celebrar una misa extra.

Brenes, quien en febrero fue investido cardenal, ha sido futbolista y ha jugado todo tipo de deportes, desde volleyball y ping pong hasta ajedrez. En esta entrevista habla sobre el diálogo con el gobierno, da su opinión sobre los homosexuales, el matrimonio igualitario, la violencia contra las mujeres y analiza por qué cada día hay menos católicos.

¿En qué está fallando la iglesia para que cada día haya menos católicos, tal como lo dicen los resultados de las encuestas, en las que se observa un aumento en el número de evangélicos?

No digo que estamos fallando, yo digo que está la libertad de los hijos de Dios. A veces equis o ye situación los hace cambiar (de religión). Algo que a lo mejor habíamos bajado en nuestro trabajo es en la actitud misionera, esa cercanía, nos habíamos acomodado, y yo siento que a partir de 2007, con la celebración de la V Conferencia de los Pueblos Latinoamericanos en Brasil, el Espíritu Santo nos dios un zarandeo, nos hizo despertar. Esta Iglesia de Jesucristo no es para estar encerrada, es una iglesia que tiene que ir por el mundo. No hay duda que hoy la iglesia se está recuperando, yo siento que tenemos un laicado muy comprometido, y no podemos pensar solamente en la cantidad sino en la calidad. En mis oraciones, cuando le pido al Señor más sacerdotes, le digo: no me des cantidad de sacerdotes, dame calidad.

A usted se le conoce o percibe como moderado, no suele hacer comentarios partidarios y no entra en polémicas. ¿Lo veremos igual después del diálogo con el Gobierno o va a cambiar su postura por ser cardenal?

En primer lugar soy un pastor, he sido escogido para pastorear al pueblo. Como arzobispo tengo dentro de mis fieles a todos, cuando celebro la eucaristía no le predico a equis línea ideológica, sino a los católicos. Yo tengo esa frase que dice: yo soy padre, pastor, amigo y hermano mayor en la fe. Un padre podrá tener 10 hijos y cada uno es distinto, pero los quiere a todos igual. Esa es mi posición. Me llamó la atención lo que dijo una mujer sencilla, humilde, en Popoyuapa, detrás de mí: “Si es sencillo, no ha cambiado”. Eso no fue un piropo sino un compromiso.

¿Qué quiere la gente sencilla?, ¿qué quieren los fieles del cardenal? Que sea un hombre de Dios, ¿qué querrán del arzobispo o del cardenal otras facciones? A lo mejor que yo me incline a esto y pienso que no sería lo mejor.

Hay algo que inquieta a una parte de la población, a feministas, a mujeres en general, y es no ver a la iglesia de forma más firme en la lucha contra la violencia hacia las mujeres, no se les ve desde el púlpito hablando contra eso.

Mira, esa es una idea que no es justa porque la iglesia ha hecho la reivindicación de las mujeres. Casualmente el Papa Juan Pablo II tiene un documento muy hermoso en defensa de la mujer; el mismo Cristo, cuando van a apedrear a aquella mujer, sale en defensa. Lo que pasa es que se quiere ver desde una actitud contraria a la doctrina de la Iglesia. Nosotros como obispos en Nicaragua siempre hemos estado en defensa de la mujer, tenemos hermanas que son mujeres, hemos nacido de una mujer y solo esos nos pone a favor. La mayoría de nuestras colaboradoras son mujeres, en la Catedral tenemos tres sacerdotes y cuatro religiosas, la mayoría de los catequistas son mujeres.

¿Veremos una Iglesia más moderna? El Papa ha hablado de la homosexualidad, ha recibido a una pareja de divorciados…

Tenemos que ver al Papa Francisco muy fiel a la doctrina de la Iglesia. Hay cosas que, como él lo dice,no son negociables y él está apegado al magisterio de la iglesia. Creo que será un hombre que pondrá la paz; si ve que estamos fallando en la misionalidad, nos enviará a ser misioneros; si ve que hay actitudes de obispos, sacerdotes o laicos no coherentes con la doctrina de la iglesia (corregirá). Tenemos que verlo como un hombre de carisma, cercano, humilde, que vive según el magisterio de la iglesia.

¿Usted qué piensa sobre la homosexualidad?

Pienso que tenemos que ser respetuosos de estas personas, creo que aún entre los colaboradores habrá muchos o varios de ellos (que lo son). La Iglesia no condena, y el Papa lo dijo muy claramente cuando le preguntaron los periodistas, no condena a una persona homosexual, se van a condenar los actos. Yo siempre mantengo un respeto para todas las personas que no piensen como nosotros, como la Iglesia, soy muy creyente de la libertad de expresión. He tenido muchos amigos en situaciones muy especiales y siempre los he respetado. En la confrontación no estoy de acuerdo.

¿Y sobre el matrimonio igualitario?

Estoy en lo que la doctrina de la iglesia dice. Son cosas no negociables.

¿Sería incapaz de recibir a un par de varones o de mujeres para darles su bendición?

Como te digo, la iglesia es de todos. Soy amigo de muchos y tengo el respeto y amistad con ellos. Nos respetamos mutuamente pero cuando hay que decir las cosas, hay que decirlas.