•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Países de América Latina y el Caribe se comprometieron a reducir las nuevas infecciones por VIH, así como a mejorar la calidad de vida de las personas con esta enfermedad y disminuir la mortalidad por sida de aquí al 2020; sin embargo, Nicaragua podría quedar rezagada en esos propósitos.

Durante el Primer Foro Latinoamericano y del Caribe sobre el Continuo de Atención del VIH, que se desarrolló la semana pasada en la ciudad de México, se establecieron las metas “90-90-90” que consisten en aumentar al 90% la proporción de personas con VIH que conocen su diagnóstico, incrementar al 90% aquellas bajo tratamiento antirretroviral, y que el 90% bajo tratamiento tenga carga viral suprimida.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, estima que en el 2013 el 70% de las personas con VIH en la región sabían que estaban infectadas, pero que en algunos países menos de la mitad conoce su diagnóstico, por lo que recomienda ampliar la oferta de pruebas de VIH, involucrando a las comunidades y a la sociedad civil.

Casos en aumento

En Nicaragua, hasta el 2013, se acumularon 8,893 casos de VIH y el ritmo de incidencia es de 2.5 personas infectadas al día, pues hasta mediados de mayo de este año se habían diagnosticado 345 casos nuevos, según cifras de la Comisión Nicaragüense del Sida, Conisida.

La realización de pruebas rápidas en Nicaragua está financiada, en su mayoría, por organismos como Pasmo y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid. Esta última, entre octubre de 2012 y septiembre de 2013, realizó 12,500 pruebas rápidas, de las cuales 54 resultaron reactoras, es decir, que indicaron la presencia del VIH en el paciente.

Dichos casos son remitidos al Ministerio de Salud, Minsa, para que confirme si son positivos o no, y aunque el resultado final es confidencial, la tendencia es que el 90% sean positivos.

Bajo tratamiento

Cifras de la OMS refieren que en diciembre de 2012 había aproximadamente 725,000 pacientes de VIH bajo tratamiento antirretroviral, siendo la cobertura de tratamiento más alta de todas las regiones del mundo entre los países de ingreso mediano y bajo.

Pero advierte que con la nueva guía de tratamiento, la cual recomienda iniciar la terapia cuando el paciente tenga un nivel de linfocitos TD4 (células del sistema inmunológico) de 500 por cada milímetro cúbico en vez de 350 por cada milímetro cúbico, se aumenta el número de personas con VIH que reúnen los criterios para recibirlo, por lo que la cobertura regional de 2012 se reduciría a un 43%.

Durante la conmemoración del Día Internacional de Solidaridad con las Personas con VIH, a mediados de mayo pasado, el presidente de Conisida, doctor Enrique Beteta, indicó que en el país hay 2,500 pacientes que reciben el tratamiento antirretroviral, pero lamentó que en lo que iba del año, 527 lo habían abandonado.

Descentralizar

Según la OMS, alrededor del 66% de las personas con VIH en tratamiento se encontraban en supresión virológica en 2013 en América Latina y el Caribe.

En ese sentido advierte que para lograr una mayor adherencia al tratamiento y retener a los pacientes en la atención, es necesario brindar una atención en niveles más descentralizados de salud, y donde la interacción con las comunidades pueda ser más efectiva.

Hasta el 2006, la terapia antirretroviral se ofrecía solo en el Silais-Managua, pero desde ese año hasta 2012 se fue llevando a los 18 Silais.

Cuando una persona está bajo tratamiento antirretroviral, su nivel de TD4 y su carga viral deben ser monitoreados cada seis meses, pero dichas pruebas se hacen solamente en el Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia, en Managua.

 

345 casos nuevos de VIH se detectaron entre enero y mediados de mayo de este año.

 

2,500 Pacientes de VIH están recibiendo el tratamiento antirretroviral.

 

500 linfocitos TD4 por cada milímetro cúbico es el umbral recomendado para que una persona con VIH inicie el tratamiento.