•  |
  •  |
  • END

CHINANDEGA
Este lunes partieron hacia Guatemala familiares de los 16 nicaragüenses encontrados calcinados en el interior de un autobús en el que viajaban por una carretera en Guatemala. Las autoridades guatemaltecas les realizarán pruebas de ADN para confirmar la identidad de los fallecidos. Entre los muertos se encontraba también un ciudadano holandés.

Extraoficialmente se supo que autoridades guatemaltecas confirmaron la vinculación al crimen organizado de los autores de la masacre de los excursionistas nicaragüenses. Además, agrega la fuente que todos los cadáveres estaban decapitados.

Las víctimas fueron encontradas calcinadas en el interior de un autobús en un camino de terracería del oriental departamento de Zacapa, a la altura del kilómetro 131 de la Ruta Interamericana, en la región oriental de Guatemala.

Hasta ahora no se ha informado la causa del espantoso crimen, pero las autoridades revelaron que en el lugar fueron encontrados un tambo que contenía gasolina y varios proyectiles de arma de fuego.

Versiones de prensa indican que el grupo habría sido blanco en un asalto y también que sería un hecho relacionado con narcotraficantes. En cambio, la Policía y el Ministerio Público se han limitado a declarar que la investigación se encuentra en marcha.

En tanto, los diarios locales publicaron versiones de familiares de las víctimas que refieren que sus seres queridos les llamaron para indicarles que habían sido detenidos por la Policía binacional. Después perdieron contacto con ellos.

Dolor en Chinandega
Mientras tanto, el dolor y el llanto embargaban a los familiares de algunas de las víctimas, entre éstas José Abraham Paiz Vanegas, Eshman Alberto Vega Aguilar y Lorena Teresa Aguilar Aráuz, todos originarios del barrio Mercedes, de Chichigalpa
El mismo sentimiento de incertidumbre se sentía en la casa de los hermanos José Miguel y Dulce María Rivera Martínez, que habitaban en la colonia “Roberto González”, de Chinandega.

Karina Vega Aguilar, esposa de José Abraham Paiz Vanegas, expresó a EL NUEVO DIARIO que desde hace cinco años éste se dedicaba a excursiones hacia Guatemala.

Relató que salía los viernes a las cuatro de la tarde y retornaba a Chichigalpa los lunes a las seis de la mañana. “Me comunicaba con él desde que cruzaba la frontera de El Guasaule hasta llegar a su destino”, comentó.

Según ella, desde el pasado viernes perdió comunicación con su esposo, por lo que supuso que el autobús había sufrido algún desperfecto mecánico.

El bus era conducido por Carlos Miguel Paiz Castillo, originario de Nagarote, León, y era propiedad de Martha Reyneris Castro Rivera, originaria de Managua.

“La noche del sábado me comuniqué con Migración en El Guasaule, y me dijeron que interpusiera denuncia para contactarse con funcionarios de Honduras, El Salvador y Guatemala, quienes confirmaron que no había accidentes reportados, por lo que regresó a su vivienda”, afirmó Karina a END.

Autobús en Internet
Hasta que el domingo una persona se contactó con ella desde Guatemala para decirle que en Internet había una fotografía de un autobús que correspondía con el de la excursión. De inmediato reconoció el automotor.

El cuerpo de Robert Andrés Krimpen Andel, de 28 años, con pasaporte holandés número 1529149, también fue reconocido entre los restos calcinados. Krimpen se dirigía hacia Belice.

“Nunca había pasado algo semejante a las excursiones que hacía mi esposo. Cuando nos despedimos, no presentí nada, es terrible lo que ha ocurrido”, dijo Karina, madre de una niña de ocho años y de un niño de once.

Por su parte, Ana Isabel Paiz Vanegas, hermana de José Abraham, expresó que oficiales de la Policía de Guatemala le informaron que no tienen reportada la entrada del autobús en la frontera Las Chinamas, por lo que fue desviado hacia el sector de Zacapa, donde ocurrió la tragedia.

Evenor Guzmán Méndez y Ana Luisa Navarro Paiz, parientes de José Abraham Paiz Vanegas, exigieron a la Policía de Guatemala investigar a fondo para que no se repitan este tipo de crímenes.

Cancillería coordinando
También se supo, desde Guatemala, que las Cancillerías de ambos países están coordinando esfuerzos para apoyar los trámites de identificación y repatriación de las víctimas mediante estrecho acompañamiento a los familiares.

El gobierno de Nicaragua emitió ayer un comunicado donde expresó sus más sentidas condolencias a los parientes de las víctimas de la masacre.

De acuerdo con el comunicado, el presidente Daniel Ortega sostuvo comunicación con su homólogo guatemalteco Álvaro Colom, y además garantizó la repatriación de los cuerpos a suelo nicaragüense.

“El Presidente Álvaro Colom, por su parte, está también facilitando a nuestros hermanos las gestiones y trámites pertinentes para hacerle frente a esta lamentable situación”, señala el comunicado emitido por Rosario Murillo, esposa de Ortega.

“Reiteramos a las familias de los hermanos fallecidos las profundas muestras de pesar y de cariño del Presidente y de todo nuestro Gobierno, asegurándoles que la Cancillería nicaragüense está realizando ya los trámites necesarios, y por orientaciones del Presidente les ofrece, igualmente, todo el apoyo que requieran”, finalizó el pronunciamiento.