Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Las alzas en los precios de los alimentos ocasionaron, sólo el año pasado, un incremento de 75 millones de personas padeciendo hambre en el mundo, seis millones de ellos en América Latina, según un informe de la FAO.

“La crisis financiera ha empeorado el acceso regional a alimentos de millones de personas y es probable que el número de subnutridos todavía crezca”, señaló José Graziano da Silva, representante regional en esta capital de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, según un comunicado distribuido este lunes.

El costo de los alimentos en los mercados internacionales para los países más pobres aumentó este año en alrededor de un 30 por ciento en comparación con 2007, según el informe “Perspectivas alimentarias”, de la FAO.

En el período 2003-2005 había unos 848 millones de personas subnutridas en el mundo, según las estimaciones de la FAO, cifra a la que se agregaron otros 75 millones de hambrientos, elevando a 923 millones los subnutridos en el planeta sólo hasta el año pasado.

En América Latina, los 45 millones de subnutridos estimados hasta 2005, crecieron seis millones más en 2007, a 51 millones.

De seguir la situación, se retrocederá a los niveles de 1990-1992, cuando los subnutridos en la región eran 53 millones de personas, se afirmó.

Fortalecer producción de alimentos
Graziano insistió en que hay que fortalecer la producción de alimentos en los países más pobres y en desarrollo, para enfrentar el problema.

De momento, el aumento mundial de la producción de alimentos se ha registrado principalmente en las naciones desarrolladas.

Se prevé que en el período 2008-2009 la producción mundial de cereales crezca un 5.3 por ciento y llegue a la cifra récord de 2,240 millones de toneladas, según el informe de FAO.

Empero, la FAO advirtió que “la crisis financiera de los últimos meses ha favorecido el descenso de los precios, pero ha restringido los mercados crediticios, y ha introducido una mayor incertidumbre sobre las perspectivas del próximo año”.

La incertidumbre se debe a que “muchos productores están tomando decisiones muy conservadoras con relación a la siembra”, señala el comunicado.

El informe de FAO prevé que la producción general de cereales en América Latina y el Caribe aumente de 171 millones de toneladas en 2007 a 176,2 millones de toneladas en 2008. El mayor aumento se registrará en Brasil.

La producción de trigo disminuirá en América del Sur de 23,2 a 20,2 millones de toneladas.

La producción de trigo de Argentina caerá en un 25 por ciento, pero aumentará a la cifra récord de 54,9 millones de toneladas de oleaginosas.

La producción de carne de res aumentará 2 por ciento en Brasil y 1 por ciento en México, pero caerá en 1 por ciento en Argentina, mientras Uruguay incrementará en 7 por ciento sus exportaciones a causa del retroceso argentino.

América del Sur destacará por su producción de leche en 2008: se estima que Brasil crecerá en un 8 por ciento, Argentina en un 5 por ciento y Uruguay en 1,2 por ciento.

Se estima que la producción mundial de cereales cubrirá las necesidades de corto plazo y ayudará a recuperar las agotadas reservas mundiales.