•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Con más educación en áreas rurales y con estrategias de prevención, los países centroamericanos buscan reducir los incendios forestales que anualmente consumen miles de hectáreas y provocan "un grave daño" al medio ambiente.

"Para salir al paso de los incendios que anualmente provocan graves daños al ecosistema y dejan pérdidas millonarias se tiene que educar y sobre todo generalizar medidas de prevención", declaró a la AFP el ministro salvadoreño de Agricultura, Mario Salaverría.

Salaverría junto a funcionarios y diferentes instituciones y organizaciones no gubernamentales participan en el "II Foro Centroamericano sobre el Manejo del Fuego", que se inauguró este martes en un hotel de San Salvador con el patrocinio de la agencia de cooperación alemana GTZ.

"Lo que se busca es prevenir, educar y capacitar a las personas de zonas rurales de cómo evitar los incendios, porque a nivel de toda la región el fuego genera daños muy importantes", dijo el ministro Salvadoreño.

"Esos daños los hemos visto en Honduras y Nicaragua donde anualmente en muchas áreas tienen problemas de incendios por lo cual tenemos que trabajar coordinadamente todas las autoridades de la región", enfatizó.

Por su parte, Roxana Castillo, coordinadora nacional del proyecto Trifinio impulsado por GTZ, comentó a la AFP que el foro que se extenderá hasta el miércoles destaca que en la prevención y control de incendios "es necesaria la participación ciudadana".

En el marco del foro, GTZ presentó una guía para el control de incendios forestales en una versión popular titulada "Pueblo organizado, incendios controlados".

Según un informe de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo, en 2005 un total de 108.000 hectáreas de bosques fueron afectadas por incendios en esta región, que tiene una extensión territorial de 521.352 km2.

El Salvador figura como uno de los países donde los siniestros tienen un mayor impacto, ya que en su escaso territorio de 20.742 km2 desde 2004 a la fecha 647 incendios arrasaron con 21.720 hectáreas de bosques.

Durante la ultima década los impactos causados por los incendios forestales son considerados un problema "recurrente y progresivo" en el istmo.

Según el ministro salvadoreño, Centroamérica tiene un centro de monitoreo de incendios en Panamá, por lo que los Estados pueden ser "más eficientes" en brindar respuestas rápidas.