•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras en un hospital privado hay un surtidor con alcohol en la entrada a cada quirófano para que el personal médico se higienice las manos antes de entrar en contacto con el paciente; en el “Antonio Lenín Fonseca”, que es público, existe una sola botella con alcohol para cinco salas de operaciones.

La abismal diferencia entre un hospital público y uno privado en Nicaragua fue expuesta por la doctora Hortensia Peralta, en la clausura del IV Congreso de Infectólogos de Centroamérica y el Caribe, que concluyó este sábado en Managua.

La directora del Sistema Local de Atención Integral en Salud, doctora Maritza Quant, dijo desconocer la ponencia hecha durante el Congreso de Infectología. La funcionaria se limitó a responder a través del hilo telefónico que “esa situación no es real en los hospitales públicos”

Peralta dijo que esta falta de condiciones hace crecer los riesgos de adquirir infecciones en sitios quirúrgicos, donde también influyen otros factores.

Y esta falta de condiciones higiénicas es más notoria en algunos hospitales públicos del interior del país.

“Hay hospitales donde hay agua y jabón para lavarse las manos; pero no hay papel para el secado y entonces se secan con la bata”, subrayó la experta en infecto logia.

Otros factores

La doctora Hortensia Peralta señaló que también existen otros factores que contribuyen a la adquisición de ese tipo de infecciones, entre los que están altos niveles de azúcar en la sangre en los pacientes y aplicación previa de soluciones antibacteriales como Clorhexidina Alcohólica.

Antibacterial solo en privados

Peralta aclaró que este antibacterial en Nicaragua solo existe en los hospitales privados, porque el mismo todavía no es utilizado en los públicos por su costo.

La experta en infectología señaló que las infecciones adquiridas en sitios quirúrgicos siguen representando en países como Estados Unidos y en otros en desarrollo como Nicaragua la segunda causa de muerte por contagio.

Estados Unidos anualmente gasta en tratamiento médico para personas afectadas por las referidas infecciones US$10 billones, subrayó Peralta.

 

"Hay hospitales donde hay agua y jabón para lavarse las manos; pero no hay papel para el secado y entonces se secan con la bata".

Doctora Hortensia Peralta,

en clausura del IV Congreso de Infectólogos.

 

Cómo reducir los riesgos

La doctora Hortensia Peralta señaló que existen procedimientos para reducir el número de pacientes con infecciones adquiridas en sitios de riesgo.

Entre ellos está controlar los niveles de glucosa previos a la operación, eliminar bacterias mediante la aplicación de soluciones antibacteriales un día antes y la mañana previa a la operación.

Peralta agregó que tampoco es recomendable rasurar previó a la operación en el área donde se va a realizar la intervención quirúrgica, porque pueden producirse pequeñas heridas y removerse bacterias.