•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Millones de dólares se moverán en Brasil durante el mes que dura el Mundial de Fútbol, pero no sólo en ese país la Copa del Mundo produce ganancias. En Managua los bares ya se preparan para recibir la festividad futbolera que esperan les genere mayores ingresos que otros meses del año.

En 2010, mientras duró el Mundial de Sudáfrica, la clientela y las ganancias del restaurante y bar Piratas aumentaron en un 15%, según explica su gerente Bosco Hernández, quien además espera un incremento similar este año. Ellos atraerán a sus clientes con la misma técnica que usaron para la Copa del Mundo pasada, con promociones baratas de ron y cerveza y mostrando todos los partidos en sus múltiples televisores.

El Sport Bar Tom, ubicado en Los Robles, no existía en el 2010 pero se ha convertido en un sitio frecuentado por los amantes del deporte y ya comenzaron a organizar cómo afrontarán el Mundial. "Tenemos planeado poner estructuras metálicas en la parte de afuera y hacer algo grande, traer modelos", anuncia Santiago López, gerente administrativo

del local.

Según López, la idea es celebrar en grande el evento más importante del fútbol. "Nosotros siempre hacemos lo que son fiestas deportivas aquí", aclara.

Cuando hay clásicos del fútbol europeo, como los partidos del Real Madrid y el Barcelona, en 90 minutos logran obtener lo que normalmente ganan en un viernes completo. "Esperamos que los días que haya partido del Mundial tengamos esa misma ganancia", dice López.

Partidos con ventaja

El Hot Shots Sports Bar, ubicado en Altamira, lleva dos años funcionando y no tuvo la experiencia de Sudáfrica en el 2010, pero este año ya están en conversaciones para sacarle el máximo provecho al Mundial Brasil 2014.

Para los clásicos de la liga española suelen instalar televisores extras a los 7 que tienen funcionando de forma permanente en el bar, algo que probablemente replicarán en los partidos considerados como los más atractivos del Mundial, en los que juegan Argentina, España, Brasil o Alemania.

"En cada partido nosotros veremos la ventaja que podemos tener. Para poder hacer un buen negocio que realmente sea rentable tenemos que atraer al cliente, tenemos que ponerle cosas atractivas y principalmente tener calidad de servicio. Yo puedo poner aquí 50 televisores, pero si te atiendo muy mal te vas a ir inmediatamente", dice Aldo Bendaña, gerente administrativo de Hots Shots. Por eso, además de hacer promociones baratas y más pantallas, se enfocarán en la atención al cliente.

Hasta US$200 por mesa

Los clientes que llegan a ver los partidos de la liga española y que además siguen el Mundial, suelen alentar a gritos a su favorito en los bares. "Cuando hay un clásico se grita mucho porque el que viene aquí, viene realmente a vivirlo; no viene para ver la botella de cerveza frente a él", asegura Aldo Bendaña.

Además, en todos estos locales los días en que se realizan encuentros de fútbol importantes las mesas se llenan de grupos grandes y no tanto de parejas. "La mayoría viene en grupo. Por ejemplo para el clásico Real Madrid- Barcelona reservan mesas de 10 personas en adelante", relata Santiago López, de Sport Bar Tom. Esto se suma a que en este bar suelen premiar a la mesa más bulliciosa o a la más grande.

Según Bosco Hernández, del bar Piratas, los clientes que llegan a ver fútbol en muchas oportunidades gastan más que otros. "Consumen más y hay clientes que vienen en grupo. Cuando hay un grupo de cinco o seis personas los clientes pueden dejar hasta 200 dólares y si tienes seis grupos, así estamos hablando de mil doscientos dólares", calcula.

Bendaña explica que es el volumen de personas el que genera el aumento de ganancias. "Si es un partido importante tenés la mirada bien metida en el partido y no quieres perderte un segundo. En un clásico o en el Mundial se mueve más por el volumen que por consumo por cabeza. Te podés tomar seis normalmente y ese día te tomas cuatro pero vienen 500 personas más de lo normal", comenta.

El público, extranjero

Durante el Mundial de 2010 había partidos que no atraían mucho público, como los de Holanda, pero al restaurante y bar Piratas llegó un grupo grande de holandeses que llenaron el recinto. "Para el Mundial pasado también miramos acá un grupo de alemanes. Venían en grupos de 10 y de 12", dijo Hernández, quien planea este año invitar a extranjeros a que apoyen a sus selecciones. "En Nicaragua el turismo está bastante desarrollado y hay muchos extranjeros acá, y nosotros buscamos cómo invitarlos a través de las redes sociales y la publicidad que hacemos", explica.

El socio de Aldo Bendaña en el Hot Shots es costarricense, por lo que ya están en conversaciones con la comunidad tica para que vean los partidos de su selección en su bar, con la promesa de tenerles cerveza Imperial de ese país. "Para los partidos de Costa Rica, de la eliminatoria mundialista, venían varios y se les tenía la cerveza que ellos querían", asegura.

No descartan, además, conversar con otras comunidades extranjeras para que vean los partidos en el bar.

 

Alemania, Argentina, Brasil y España son las selecciones de futbol que los bares esperan que generen más clientela y ganancias con sus partidos.

 

"Cuando hay partidos consumen más y hay clientes que vienen en grupo; cuando hay un grupo de cinco o seis personas los clientes pueden dejar 200 dólares, y si tienes seis grupos así estamos hablando de mil doscientos dólares".

BOSCO HERNÁNDEZ, GERENTE DEL BAR Y RESTAURANTE PIRATAS