•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las celdas preventivas de la Policía Nacional en el departamento de Granada tienen una sobreocupación del 181%, pues en 24 camarotes, donde deberían haber 80 reclusos, hay 225.

La situación preocupa a la Policía de Granada, que se ve obligada a redoblar esfuerzos todos los días para garantizar la seguridad de los privados de libertad.

El jefe de la Dirección de Auxilio Judicial, comisionado Luis García, manifestó que muchos de los reclusos que ahí resguardan deberían estar pagando su condena en el Sistema Penitenciario Regional.

Un 60% de ellos están en prisión preventiva, pero el restante 40% ya fueron condenados y tienen una sentencia firme; eso quiere decir que deberían estar en el Sistema Penitenciario”, indicó.

Mezclados

De acuerdo con García, 90 de estos 225 privados de libertad no deberían estar en las celdas policiales, pero debido a la saturación en que se encuentra el penal tampoco han podido remitirlos al Sistema Penitenciario.

En dichas celdas preventivas hay reos que tienen hasta dos años de estar detenidos y otros que tienen sentencias a más de 20 años de prisión.

El segundo jefe policial en Granada, comisionado Carlos Mora, expresó que este año han recibido dos visitas de organismos de derechos humanos interesados en conocer sobre las condiciones carcelarias.

“Vino la Comisión Internacional Contra la Tortura, les abrimos las puertas y vieron la problemática (de hacinamiento), que no es exclusiva de Granada, es de todo el país e incluso de todo Centroamérica”, afirmó.

El régimen

Mora indicó que con la intención de aportar a la reinserción social de los detenidos, impulsan un régimen semiabierto, que consiste en la práctica de labores agrícolas, carpintería, albañilería y mecánica.

Actualmente el grupo beneficiado con este régimen es de 25 personas detenidas por delitos menos graves.

Según dijo, algunos de estos reclusos podrían tener la opción de una reducción de la pena, pero otros únicamente tienen la opción laboral.

“En definitiva, eso no lo decidimos nosotros, eso lo decide el judicial que está a cargo”, subrayó el comisionado Mora.

 

"Vino la Comisión Internacional Contra la Tortura, les abrimos las puertas y vieron la problemática (de hacinamiento), que no es exclusiva de Granada".

Carlos Mora, segundo jefe policial en Granada.

 

"Existe hacinamiento (en las cárceles) producto de la pobreza que hay en el país".

Rafael Solís, magistrado de la CSJ.

 

Llenas

La procuradora de cárceles, Helena López, admitió este año que el Sistema Penitenciario de Nicaragua tiene un 108% de hacinamiento.

 

Capacidad

Las cárceles de Nicaragua están construidas para 5,064 privados de libertad, pero en la actualidad hay unos 10,569.

 

Preocupación

El Subcomité para la Prevención de la Tortura, de la ONU, expresó “preocupación” por la situación de los reclusos en Nicaragua, tras una visita de nueve días al país.

 

Sin denuncias

El magistrado judicial Rafael Solís declaró recientemente que “oficialmente nunca se ha presentado” una acusación por tortura contra las autoridades en Nicaragua.