•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una niña de doce años murió atropellada ayer en Chinandega, cuando se dirigía a su escuela.

Cada 18 o 20 minutos ocurre un accidente de tránsito dentro del territorio nacional, es decir, un promedio de tres accidentes en el transcurso de una hora, lo que equivale a no menos de 74 accidentes por día en todo el país, para una gran cifra de 11,840 accidentes registrados hasta ayer que se redactó esta información.

Lo peor es que al comparar estos números con los del año pasado o años anteriores, las cifras van en aumento, sin visualizarse por ningún lado algún mecanismo de freno.

A inicios del presente año, las autoridades policiales apostaron a que una reforma a la Ley de Tránsito o Ley 431, ayudaría a frenar la galopante estadística de muertes en las carreteras.

Sin embargo, ni las multas más caras ni las medidas más duras contra los conductores que establece la nueva reforma a la Ley de Tránsito, han logrado reducir la estadística de no menos 12 personas muertas por semana a causa de los accidentes de tránsito, es decir que alguien muere cada 18 horas, a tal punto que se ha convertido en la principal causa de muerte de los nicaragüenses en los últimos diez años.

“Si el objetivo principal para la Dirección de Tránsito es reducir la accidentalidad, ello no se logrará únicamente al aumentar el valor de las infracciones. Se necesita además campañas de educación vial, mayor presencia de agentes de Tránsito, semáforos peatonales, franjas peatonales, reductores de velocidad, entre otras señalizaciones viales que creen conciencia de respeto y cortesía entre la población nicaragüense”, expresó Mireya Zepeda, investigadora del programa Seguridad Democrática, del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, IEEPP.

Zepeda considera que mientras la Dirección de Tránsito y demás instituciones que integran el Consejo de Seguridad Vial no empleen las medidas necesarias, correctivas, educativas y atenuantes para reducir la accidentalidad y la población nicaragüense siga teniendo un comportamiento temerario al momento de conducir, los resultados y objetivos planteados en las reformas a la Ley 431 serán deficientes.

El comisionado Iván escobar, jefe de la Secretaría Ejecutiva de Tránsito Nacional, comentó que después de que la reforma a la Ley de Tránsito entró en vigencia, la Policía les suspendió licencia a 200 conductores por consumir licor mientras manejan y por conducir a exceso de velocidad.

 

"Tampoco obviamos que la principal causa de accidentes proveniente de los peatones es su desatención al circular en la vía pública".

Karime Ulloa Ricarte, Investigadora del Ieepp

 

FALTA REGLAMENTO

Especialistas consideran prematuro hablar del cumplimiento o eficiencia de las reformas a la Ley de Tránsito, porque apenas hace un mes entró en vigencia.

 

MARCO LEGAL

Mireya Zepeda, del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, IEEPP, considera que la Dirección de Tránsito debe contar con el marco estatutario necesario que incluya un componente de aplicación de la ley bien definido.

 

EL RIESGO

“También reglamentos que especifiquen los requisitos relacionados con las reformas, las cuales entraron en vigencia sin contar aún con el reglamento, lo cual pone en riesgo el cumplimiento de las reformas y de la ley en general”, considera Zepeda.

 

Tendencia imparable y conductores temerarios

GRAVE• La tendencia de incremento en accidentalidad ha sido constante desde 1998, comentó Karime Ulloa Ricarte, investigadora del programa Seguridad Democrática, del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, IEEPP.

“Consideramos que mientras los conductores sigan manejando de manera temeraria o bajo la influencia de la emoción agresividad, seguirán ocurriendo choques con daños mayores y lesionados, tal como ya ha sido evidenciado en varios estudios”, expresó Ulloa.

Así mismo, agregó que “debemos tomar en cuenta que el aumento de las sanciones no pueden cumplir su función disuasiva si los conductores perciben que pueden liberarse de ellas mediante el pago de coimas a los agentes de Tránsito”, al referirse que esto fue lo que respondió la mitad de los conductores encuestados para un estudio realizado por el Ieepp, llamado “Percepción del riesgo sobre accidentes de tránsito: Caso Managua”.