•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Central Sandinista de Trabajadores, CST, y la Coordinadora Sindical, demandaron hoy al Estado que asuma el control de las clínicas médicas previsionales que operan en el país, alegando que estas son “inoperantes” e “ineficientes”.

Roberto González, secretario general de la CST, demanda específicamente que el Estado ponga atención especial en el Hospital Salud Integral donde hace algunas semanas murió una joven “por negligencia médica”, y pide además que vigile al resto de clínicas por la mala atención que brindan a la población al acudir a las consultas.

Son 100 millones de córdobas mensuales lo que El Estado a través del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, destina al funcionamiento de estas clínicas para atender a más de 700 mil trabajadores asegurados.