•  |
  •  |
  • END

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amchan), solicitaron al Consejo Supremo Electoral (CSE) cotejar las actas de escrutinio de los partidos políticos con las oficiales en presencia de observadores nacionales e internacionales “seleccionados de común acuerdo entre las partes”. Pidieron, además, que mientras se da la revisión, el CSE no declare candidatos electos.

Luego de una reunión, la Junta Directiva de Amchan emitió un comunicado en el que califican el proceso electoral como “enturbiado y ensombrecido por el fantasma del fraude y el no respeto de la voluntad popular”.

La vicepresidenta de Amchan, Margarita Sevilla, dijo en conferencia de prensa que con el llamado estaban “validando la posición” de la Alianza Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que poco después de realizadas las elecciones municipales denunció un fraude.

“Existe la percepción dentro de la ciudadanía de que hay fraude y queremos que la verdad salga a relucir”, agregó Sevilla, cuya Cámara propuso al Centro Carter como observador durante la posible revisión de las actas, por ser ésta una institución creíble.

Cosep más suave
“El Consejo Supremo Electoral deberá actuar en forma transparente e imparcial, contribuyendo con sus actuaciones a rescatar la credibilidad del pueblo en sus instituciones democráticas”, expresa parte del comunicado del Cosep, firmado por las 16 cámaras que lo integran.

Las dos asociaciones de empresarios fueron visitadas por Arnoldo Alemán, quien aseguró haber logrado el apoyo preciso para la organización política que dirige. Alemán defendió la actuación de los magistrados liberales en el CSE, quienes, aseguró, no estaban enterados del supuesto fraude ni de las denuncias de los liberales, las que conocieron hasta ayer, cuando el PLC se las entregó por escrito.

“Exhortamos a las autoridades electorales que en tanto realizan la revisión y cotejo de actas se abstengan de declarar oficialmente triunfadores en estas elecciones; y a los partidos políticos que se abstengan de proclamarse vencedores, con el objeto de garantizar estabilidad económica, política y social”, expresó el presidente del Cosep, José Adán Aguerri.

Amchan y el Cosep aseguran que debido a los disturbios y las denuncias de fraude de las elecciones municipales, inversionistas han cancelado sus visitas en el país, se han cancelado tours y hay bajas en el comercio.

Aguerri insistió en la necesidad de resolver la situación política lo más pronto, pues esto podría afectar la situación económica en noviembre y diciembre, dos meses movidos económicamente.

“A pesar de las irregularidades ocurridas previo y durante el proceso electoral, exigimos que prevalezca la verdad a partir de las elecciones celebradas el nueve de noviembre en un ambiente de respeto a la voluntad popular”, considera Amcham.

Llamado a la calma
“Llamamos a los ciudadanos, activistas y militantes de los partidos que participaron en las elecciones, a la cordura y la tolerancia para evitar que se sigan manifestando hechos de violencia, que generan mayores sufrimientos en la familia nicaragüense”, considera el Cosep, en un punto compartido con Amchan.

Tanto Aguerri como Margarita Sevilla negaron que las organizaciones empresariales más fuertes del país estén planeando parar todos los sectores económicos debido a la inestabilidad política y social generada por los resultados electorales, cuyas cifras preliminares del CSE dan como ganador al Frente Sandinista, que habría obtenido 94 alcaldías y 46 el PLC.

El candidato del PLC en Managua, Eduardo Montealegre, se reunió con los directivos del Cosep y de Amchan el lunes pasado para pedirles su apoyo. Según denunció el PLC, esta agrupación política no tenía la suficiente cantidad de fiscales para defender el voto, pues el CSE los acreditó mal, y el Frente Sandinista a último momento los sacó de las Juntas Receptoras de Votos (JRV), muchas de las cuales cerraron antes de la hora establecida.

OEA preocupada
La Organización de Estados Americanos también expresó su preocupación por los resultados de los comicios municipales. “Una de las ventajas de las Misiones de Observación es que permiten resolver las dudas en momentos en que los resultados son estrechos, como ocurrió en Nicaragua en las elecciones de 2006", expresó a través de un comunicado de prensa el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, refiriéndose a las divergencias por los resultados electorales.

Insulza también hizo un llamado para que las partes “encuentren a través del diálogo un mecanismo superador de esta situación, cuyo agravamiento implicaría un serio retroceso para el proceso democrático”.

El vicepresidente Jaime Morales Carazo coincide en que el CSE debe revisar las actas. “Creo que en términos generales, fuera de estas impugnaciones que están haciendo sobre las actas de las Juntas Receptoras de Votos, están en el momento en que se hagan las revisiones por los cauces legítimos establecidos en los procesos electorales”, dijo el vicemandatario.

Mal precedente
Organismos defensores de los derechos humanos expresaron también su preocupación por el precedente que podría generarse en caso que el CSE no acceda a la revisión de las actas.

“Si el CSE no responde positivamente a los señalamientos y no se enrumba por la vía institucional para corregir los problemas, tendremos por seguro que el resultado será la misma incertidumbre en las elecciones presidenciales de 2009”, expresó Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Carrión insistió en que las elecciones nacionales próximas podrían ser motivo de mayor división, “mayor desconfianza en la institucionalidad y la gobernabilidad en este país, además de alto peligro porque se desemboque la violencia a niveles incontrolables”.

Marcos Carmona, Director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), considera que el principal responsable por la desconfianza que inunda a la población es el CSE, debido a que anuló la personalidad jurídica de varios partidos políticos, no acreditó observadores nacionales y por las múltiples irregularidades denunciadas.

“El CSE debería actuar de emergencia y hacer una revisión detallada para que no quepan dudas de los resultados. Tanto nosotros, como estoy seguro que otras organizaciones de derechos humanos, estaríamos dispuestos a apoyar”, expresó Carmona
El director de la CPDH indicó que en su organización hay una serie de denuncias, entre ellas, amenazas y agresiones a los jóvenes de la organización “Nicaragüita”, respaldados por el CPDH, e igual a miembros de Ética y Transparencia, a quienes no se les permitió estar presentes en los centros de votación; también se señala que hubo fiscales que votaron hasta tres veces en la misma Junta Receptora de Votos, el temprano cierre de muchas JRV, el impedimento de votar a quienes tenían cédulas vencidas a pesar de la disposición del CSE, y algunos datos del patrón disponibles con en el sitio web del CSE no coinciden con los datos de la JRV, entre otros casos.


(Con la colaboración de Edgar Barberena)