•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Edgardo Pinell, docente de Derecho Internacional en la Universidad Americana, UAM, analiza el ambiente en el que se celebrará la segunda vuelta electoral de Colombia. El especialista sostiene que los comicios serán una suerte de plebiscito sobre los diálogos de paz que el actual mandatario de ese país, Juan Manuel Santos, emprendió con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, que este año cumplieron 50 años.

La última encuesta de RCN Radio, RCN TV, La FM y la Revista Semana indica que Óscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático e impulsado por el exmandatario Álvaro Uribe, le lleva la delantera a Juan Manuel Santos, quien va tras la reelección.

 

¿Ante qué escenario se encontrará mañana el electorado colombiano?

Primero, hay que valorar las opciones políticas como tales. Hay que reconocer que en Colombia, al igual que en toda Latinoamérica, ha habido una crisis de los partidos tradicionales y una evolución hacia las figuras. Obviamente Zuluaga ha roto el esquema porque un presidente que opta por la reelección lleva la preferencia debido a la ubicación política. Ambos tienen el elemento común de haber sido miembros de la Administración de Uribe y es curioso cómo en los debates se cuestionan las decisiones que tomaron.

Zuluaga se ha tratado de vender como tecnócrata, como un buen gestor de gobierno, sin obviar temas como la seguridad democrática. Indudablemente esto se va a convertir en un plebiscito y no solo de la gestión del gobierno, sino de dos cosas: de los diálogos de paz y de su gobierno. En este sentido hay dos ejes temáticos de la campaña: el presidente Santos ha querido polarizar la campaña alrededor de la paz y de la guerra, creo que no lo ha logrado y ese resultado se notó en la primera vuelta. Mientras tanto, el eje temático de Zuluaga ha sido: problemas versus soluciones. La diferencia sustancial es que la paz es un valor intangible.

 

Pero para los colombianos es muy importante la paz, sobre todo porque viven desplazamientos, guerra por el narcotráfico, por los paramilitares, la guerrilla…

Desde el exterior uno cree que una campaña dirigida sobre el eje paz versus guerra es invencible. El punto curioso es que los valores que están percibiendo los colombianos en esta elección son más tangibles que eso, es la seguridad ciudadana, la educación, la salud.

En algunos medios de comunicación de importancia en Colombia se ve a varias personalidades haciendo un llamado para votar a favor de Santos, pues perciben a Zuluaga como un títere del expresidente Álvaro Uribe.

El presidente Santos en su momento fue catalogado igual y esta vez al candidato Zuluaga indudablemente lo ven como títere, pese a que él ha tratado de desmarcarse. Ambos candidatos tienen un respaldo profesional que podría darles un respaldo de independencia, de actuación. Santos quizá ha subestimado que su triunfo social era un voto de confianza al continuismo de Uribe.

 

Zuluaga es percibido radical en términos de política exterior…

Yo esperaba que en el debate, en los temas de política exterior, se refirieran al conflicto con nosotros, pero no es un tema central. Pudiéramos considerarnos aludidos en ciertos temas de política exterior de Zuluaga. De ganar, efectivamente, va a ser más radical y su política exterior va a ser similar a la de Uribe.

 

¿Ante qué escenario se enfrentaría Nicaragua en caso que gane las elecciones?

Zuluaga no tomará las mismas opciones de Santos, tampoco va a retroceder, lo que se le exigió dentro, en su política interna, fue llegar incluso al desconocimiento del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya. Va a tratar de forzar o plantear medidas más duras y no va a descartar la opción de intimidación militar, ya que Colombia ha logrado desarrollar un sistema armamentista muy fuerte, así que yo no dudo que va a forzar algún tipo de negociación con Nicaragua. No es su prioridad en la agenda exterior, pero necesita desmarcarse de Santos, precisa ser más firme, no solo diplomáticamente. Va a intentar por una vía de facto.

 

¿Cómo quedaría el balance geopolítico en caso que Zuluaga resulte electo?

Me da la impresión que con el conflicto interno de Venezuela, el Socialismo del Siglo XXI, como lo llamó el presidente Hugo Chávez, demuestra un claro declive en América Latina pero no en el sentido eleccionario. El presidente Evo Morales se va a enfrentar a una elección sumamente reñida a diferencia de las dos elecciones pasadas. El presidente (Rafael) Correa (de Ecuador) no las tiene tan fácil. Que Zuluaga ganara esta elección sería como la punta de lanza, el regreso del péndulo, como le llaman los analistas políticos cuando se va de la extrema izquierda a la extrema derecha. Zuluaga significaría, simbólicamente, no numéricamente, el renacimiento de una opción política.

Pero no se descarta la reelección de Santos.

Estoy convencido de que si gana santos, las FARC se sentirán obligadas a llegar a algún acuerdo, eso los obliga a dejar las armas…

 

No se han sentido obligadas en más de 50 años, se han reinventado con los años…

Exactamente, pero como esta elección se está volviendo un plebiscito de los diálogos, el mensaje político que se está dando es que (si gana) el presidente Santos, está legitimado para seguir adelante, que los diálogos y sus acuerdos son legítimos y que el país le está dando un voto de confianza. Por el contrario, si el que gana es Zuluaga, las FARC van a sentirse legitimadas para seguir por el camino armado.

 

Los niveles de abstención son muy altos, ¿qué puede indicar esto?

Pienso que se va a reducir, pero nunca bajarán del 40%. Las segundas vueltas siempre fuerzan a una polarización y eso provoca dos cosas: que el elector que no quiere votar por ninguno de los dos se mantenga en su posición o que uno que vio que no era tan necesario votar en la primera vuelta, esta vez sí lo haga. Lo importante es que quien no votó en primera vuelta por Santos, siendo presidente y teniendo una posición privilegiada, es muy difícil que lo apoye en segunda.

 

Los resultados de la última encuesta indican que Óscar Iván Zuluaga aventaja a Juan Manuel Santos por ocho puntos porcentuales.

 

 

Analista

Edgardo Pinell

Máster en Ciencias Políticas

Abogado y docente de Derecho Internacional en la Universidad Americana.