•  |
  •  |
  • END

Luis Alemán, Eloísa Ibarra, Róger Olivas y Agencias

Policías guatemaltecos y salvadoreños pudieron haber participado en la matanza de 15 nicaragüenses y de un holandés, según aseguró el Procurador de Derechos Humanos de Guatemala, Sergio Morales, quien demandó a las autoridades policiales de ese país investigar la supuesta participación de agentes de un auto patrulla binacional.

Mientras tanto, la Policía de Nicaragua puso en duda que en el bus alguno de los pasajeros trasladara drogas o estuviera vinculado al narcotráfico. La comisionada mayor Vilma Reyes aseguró que un familiar de uno de los nicas asesinados en Guatemala tiene antecedente delictivo, “pero es menor, no es antecedente que sea objetivo del crimen organizado”, aclaró la directora de Relaciones Públicas de la Policía Nacional.

Según Reyes, la Policía Nacional está en constante contacto con la Policía de Guatemala a través de la Interpol, intercambiando la información que requiere la Policía guatemalteca que lleva las investigaciones de la matanza.

Por su parte, el Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, informó que prepararon una agenda de trabajo con la Fiscalía de Guatemala y van a intercambiar lo investigado con esas autoridades.

Indicó que nombró a Manuel Rugama, Fiscal Departamental de Chichigalpa, para que realice una investigación de todo el entorno de los nicaragüenses, su trabajo, forma de vida y cualquier asunto que pueda servir para la investigación en Guatemala.

Explicó que aunque la Fiscalía de Guatemala tiene el imperio jurídico de la investigación, trabajarán con los fiscales de ese país para que no se repita la historia de los diputados salvadoreños, donde quedaron muchas lagunas.

Centeno pidió a las demás autoridades del país, como el Ministerio de Relaciones Exteriores, que presten toda la colaboración necesaria para que se realice una investigación a fondo.


Investigar a policías
“Existe la participación probable de un auto patrulla binacional, y exigimos al gobierno que aclare si participaron o no miembros de las fuerzas de seguridad”, aseguró el Procurador de Derechos Humanos de Guatemala.

Morales declaró ayer a medios de comunicación de Guatemala la existencia de información que revela que el bus fue detenido por un auto patrulla. “Un auto patrulla les paró a las personas que iban en este autobús. Ellos (policías) saben qué fue lo que pasó”, señaló Morales.

Morales dijo que abrió una investigación paralela sobre el suceso, tras recibir una denuncia que indica que un auto patrulla binacional detuvo al autobús. Según el Procurador de Derechos Humanos, fue un familiar de una de las víctimas la que le brindó esa información, tras confirmar que la última llamada telefónica que hicieron pasajeros del autobús fue para indicarles que agentes de la policía binacional de Guatemala y El Salvador habían detenido el vehículo.


Crimen organizado
Para el gobierno de Guatemala, el asesinato de los nicaragüenses es consecuencia del crimen organizado. “Esto (el crimen) no es una expresión de la delincuencia común. La magnitud de esta situación nos hace afirmar que es un tema del crimen organizado”, aseguró el ministro de Gobernación (Interior), Francisco Jiménez.

La versión de un ataque del crimen organizado es apoyada por el fiscal general Amílcar Velásquez, quien pidió ayuda internacional para identificar a las víctimas, además de apoyo para realizar las investigaciones y dar con el paradero de los responsables.

La vocera de la Policía de Nicaragua no confirmó ni desmintió la versión de las autoridades guatemaltecas, y aseguró que es la Policía de Guatemala la que realiza la investigación. “No te podría decir eso, nosotros estamos esperando los avances de las investigaciones que están haciendo”, señaló la jefa policial.


Presentimientos
Doña María Azucena Martínez Alonso, habitante de la Colonia “Roberto González”, de Chinandega, confesó a EL NUEVO DIARIO que no deseaba que sus hijos José Miguel Rivera Martínez, y Dulce María Rivera Martínez se marcharan a Guatemala porque sus vidas podrían correr peligro, aunque no aclaró las razones del peligro.

“Mi hijo estuvo un mes con nosotros, y decidió llevarse a su hermana que tenía intenciones de recoger dinero para arreglar nuestra vivienda, porque somos pobres”, dijo Martínez Alonso, quien añadió que su hijo iba a trabajar en un almacén donde labora su esposa, y su hija cuidaría a varios hijos de su prima, por lo que no tenían planes de regresar a pasar la Nochebuena.

Doña María Azucena tuvo el presentimiento de que algo malo pasaría a sus hijos, por lo que les aconsejó viajar hasta el martes once de noviembre en otra excursión, pero éstos le expresaron que tenía urgencia de llegar a Guatemala para comenzar a trabajar y saldar la deuda de cuarenta dólares que prestaron para su viaje.

Karina Vega Aguilar, esposa de José Abraham Paiz Vanegas, señaló que sus cuñados Carlos y Francisco Paiz salieron la mañana del martes hacia la Secretaría del Frente Sandinista en Managua. “Tengo entendido que Rosario Murillo se hará cargo de los gastos de la repatriación de todos los cadáveres”, expresó la viuda del propietario de la excursión.

Dijo que a las doce del mediodía del viernes último, partiría la excursión de Chichigalpa hacia Guatemala, pero salieron a las cuatro de la tarde porque repararon una manguera al autobús.

“Como de costumbre intenté hablar con mi esposo, pero no me contestó; ya ves lo que pasó, algo terrible. Exigimos que se haga justicia y den con los culpables de este crimen”, expresó la chichigalpina, quien agregó que junto a la excursión de su marido salieron otros dos buses: “El Rey de Reyes” y “El Gavilán del Norte”, con pasajeros hacia Guatemala, los cuales llegaron bien.