•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La convivencia vecinal se había tornado insoportable entre dos hombres del barrio Bóer en Managua. El conflicto trascendió a la Policía y uno de ellos durmió una noche en la cárcel por haber amenazado de muerte al otro.

Pero las diferencias que parecían insuperables fueron resueltas mediante un trámite de mediación donde no hubo vencido, ni vencedor, sino que se restableció la paz social entre las dos familias.

Historias como esta a diario se repiten en las delegaciones policiales de Managua y otras ocho cabeceras departamentales del país donde muchas personas han resuelto sus diferencias en trámites de mediación.

Cuando los dos hombres resolvieron sus diferencias en presencia del mediador de la Dirección de Resolución Alterna de Conflictos, Dirac, Roberto Rojas, de servicio en la subdelegación II de Policía, también se ahorraron un juicio largo y costoso.

Dirac se diversifica

Pasada la etapa más álgida del conflicto de la propiedad en Nicaragua, la Dirac ha extendido su función social de mediadora a otros campos del Derecho, afirma el subdirector de esa entidad, Uriel Barquero Arévalo.

En la actualidad, la Dirac realiza mediaciones previas penales, civiles, de familia y propiedad, subrayó Barquero Arévalo.

Explicó que la Dirac está facultada para mediar en casos penales menos graves, es decir donde la pena máxima no exceda los cinco años de prisión.

Límites

Los miembros de la Dirac no pueden mediar en casos de orden patrimonial donde haya habido violencia o intimidación, aclaró el subdirector de esa dependencia de la Corte Suprema de Justicia, CSJ.

Tampoco está autorizada para intervenir en delitos de orden sexual, en los ilícitos cometidos contra la mujer y sancionado en la Ley779, y en aquellos casos en los que la privación de libertad pasa de los cinco años.

En el primer cuatrimestre del 2014 en materia penal, la Dirac realizó 6,712 mediaciones, habiéndose alcanzado acuerdos en 4,356 casos que equivalen al 65% de efectividad.

Aunque no existen datos de casos donde una de las partes no ha cumplido con lo acordado, los mismos son muy pocos, aseguró Barquero Arévalo, agregando que de producirse un incumplimiento automáticamente se reanuda la persecución penal por parte del Ministerio Público y la causa pasa directo a los Juzgados.

Mediaciones civiles

El subdirector de la Dirac señaló que lograr la mediación en materia civil es más difícil porque en Nicaragua prevalece “la cultura de la fuerza”.

Barquero Arévalo señaló que todavía hay litigantes que siguen aconsejando a sus clientes ir a juicios largos y tediosos, haciéndoles la falsa promesa de que en los Juzgados van a ganar el caso en corto tiempo.

El subdirector de la Dirac, dijo que los abogados deben tener en cuenta que un acuerdo de mediación “equivale a cosa juzgada, es decir que equivale a una sentencia judicial”, además que solucionan de manera rápida y efectiva a sus clientes.

Nuevo Código

En la actualidad, los jueces civiles antes de iniciar los procesos mandan a las partes a mediar en la Dirac, pero esta disposición tendrá más fuerza cuando entre en vigencia el nuevo Código Procesal Civil, que está en proceso de aprobación en la Asamblea Nacional.

En el nuevo Código de procedimiento civil se establecerá como exigencia que previo al inicio del proceso judicial, las partes deberán agotar el trámite de mediación en la Dirac o en centros privados autorizados por esa instancia del Poder Judicial, explicó Barquero Arévalo.

Trabas en casos de familia

En las mediaciones de familia, los principales “trabones” son el arraigado machismo que existe entre los hombres demandados y la instrumentalización de los hijos que hacen algunas mujeres, indicó el subdirector de la Dirección de Resolución Alterna de Conflicto, Dirac, Uriel Barquero Arévalo.

La mayoría de las demandas ventiladas en los tribunales de familia y que previamente pasan por mediación son por pensión de alimentos, relación padres e hijos y quien tiene la tutela de los vástagos.

En el primer cuatrimestre de este año, en materia de familia se realizaron 1,156 mediaciones, habiéndose alcanzado acuerdo entre las partes en 477 casos, que equivale a un nivel de efectividad del 41%, según datos oficiales.

“Impactante”

María Eugenia Silva, con tres años de experiencia como mediadora, dijo que la vivencia más difícil le ha tocado vivirla en los tribunales de familia donde las exparejas en conflicto se dicen cosas hirientes.

“Es impactante ver cuando una mujer que llega con el examen de ADN, con el que demuestra la paternidad del hombre demandado, y este le dice en forma humillante que le va a dar lo que sea, pero que no quiere ver a ese hijo”, relató.

Harold Díaz Astorga dijo que como abogado ha logrado resultados satisfactorios en las mediaciones que ha realizado en la Dirac, explicando que la parte más difícil en estos trámites está al inicio, cuando se debe “romper el hielo” entre las partes.

En tanto, la abogada Rosario Pérez Solís, señaló que en los asuntos de materia civil las partes no están asistiendo a los trámites de mediación, porque en la mayoría de los casos las partes prefieren acudir a la vía jurisdiccional.

Lo dicho por Pérez Solís, lo confirman las estadísticas de las Dirac, según las cuales las inasistencias a las audiencias de mediación en el 2013 alcanzaron el 84%, que equivalen a 1,008 audiencias no realizadas.

 

"Es impactante ver a un hombre que le dice a una mujer en forma humillante que le va a dar lo que sea, pero que no quiere ver a ese hijo".

María Eugenia Silva,

mediadora.

 

"La Dirac puede mediar en faltas penales, delitos patrimoniales y accidentes de tránsito, incluso en aquellos casos donde hay lesionados y víctimas mortales".

Uriel Barquero Arévalo,

Subdirector de la Dirac.