•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Colocar las manos de cierto modo durante seis minutos, tres veces al día, y acercarlas a diferentes puntos de la cabeza, podría ser la solución a dolorosas enfermedades, aseguran médicos del Centro de Extensión Académica Monte Tabor, de la Universidad Politécnica, Upoli.

Esta clínica, ubicada en la calle principal de Bello Horizonte, en Managua, elabora una investigación en la cual se aplicará a los pacientes un método llamado “Códigos Curativos”, para tratar enfermedades recurrentes y hasta crónicas.

Esta técnica curativa fue descubierta en 2001 en Estados Unidos por el doctor Alex Loyd.

“Se ha averiguado que colocando las manos en diferentes secuencias de posiciones, cerca de la cabeza, se obtienen resultados sobre el comportamiento. Se considera que las enfermedades son una manifestación de una manera de sentir la vida”, expresa el doctor Alfredo Ruiz, de la clínica Monte Tabor de la Upoli.

“Por ejemplo, si sentís que no querés dejar escapar un sentimiento que te quita la paz y preferís retenerlo, entonces el cuerpo no entiende eso y te provoca estreñimiento o si tu cuerpo quiere protestar, pero no puede, entonces la protesta se te queda en la garganta y te da tos”, explica Ruiz.

Guerra mental

Ruiz considera que la mayoría de las enfermedades son la manifestación de que hay una situación no evacuada a nivel mental y si se usan diferentes posiciones de las manos, se puede modificar la manera cómo afecta a una persona algún sentimiento.

“Con ayuda de sus propias manos, las personas pueden superar los trastornos que producen la falta de perdón, costumbres nocivas, problemas de amor, depresiones, es decir que colocando las manos en cierta posición estamos cambiando la forma de cómo el cuerpo se enferma”, asegura el doctor Ruiz.

Según el manual de uso de los Códigos Curativos, en el organismo humano existen cuatro puntos que funcionan como centros maestros de control para todas las células del cuerpo y lo hacen de forma semejante a una caja de fusibles de protección oculta.

Si sus interruptores correctos son accionados, permitirán la curación de casi cualquier cosa, eliminando el estrés del organismo que los había apagado, permitiendo así al sistema corporal curar lo que esté mal, gracias a que la energía curativa restituida de los cuatro centros curativos del cuerpo que controlan cada sistema, cada órgano y cada célula, fluye hacia todos los órganos, regulando su funcionamiento.

El Manual

Para tratarlos no se necesita una puntería precisa. El paciente debe dirigir a ellos las puntas de sus cinco dedos, desde unas 2 a 3 pulgadas de distancia, sin importar si los dedos están rígidos o curvados, basta que estén cómodos, indica el manual de los Códigos Curativos.

Si a mediano plazo, la investigación de la Upoli con este método es positiva, entonces posteriormente valorarán su aplicación como método de curación de enfermedades.

La clínica está ubicada de la Rotonda de Bello Horizonte, una cuadra y media al Este, mano derecha, contiguo a distribuidora Zermat. El teléfono es: 2249-4594.

Los pacientes que participen en el estudio serán atendidos de forma gratuita, pero deberán comprometerse a brindar los resultados del estudio de forma sistemática al menos durante seis meses sin interrupción.

 

¿Por qué este método parece un milagro?

Con base en la experiencia e investigaciones, el Código Curativo funciona sin que tengamos que ser conscientes de las imágenes, creencias, pensamientos o sentimientos destructivos que estén siendo curados, ya que trabaja exclusivamente sobre las imágenes de recuerdos o memorias destructivas que yacen en el corazón, sean estos obvios o presentes detrás de los problemas físicos y no físicos de nuestras vidas.

Pero se entiende que si sabemos en cuáles imágenes o memorias estamos trabajando, el efecto es mayor. Su asombrosa energía curativa debe ser como la frecuencia de energía de amor puro que contienen todas las virtudes (valor, verdad, lealtad, gozo, paz, paciencia, etcétera) tal como todos los colores de la luz están contenidos en la luz blanca pura.

El origen de nuestros problemas es inconsciente al menos el 90 % de las veces.

Las buenas noticias son que la clave para curar estos asuntos de raíz está dentro del corazón humano.

 

(Tomado del manual del Código Curativo)

 

Los puntos curativos

Según el sistema del Código Curativo, los cuatro puntos curativos son: El entrecejo, las sienes, las mandíbulas y la manzana de Adán.

El entrecejo

Estimula la glándula pineal y la glándula pituitaria (controla los principales procesos endocrinos del organismo).

 

Las sienes

Ubicadas a ambos lados de la cabeza, estimulan ambos lados del cerebro, derecho e izquierdo.

 

Las mandíbulas

Ubicadas debajo del lóbulo de las orejas, estimulan las amígdalas, el hipocampo, la médula espinal y los cordones del sistema nervioso.

 

La manzana de Adán

Posicionada en el centro del cuello, estimula el sistema nervioso central y la glándula tiroides.

 

"La investigación no pretende sustituir a la medicina convencional, queremos ayudarle al paciente a explorar una técnica más para enfrentarse a su enfermedad".

Alfredo Ruiz,

Director académico de Clínica Monte Tabor