•  |
  •  |
  • END

La tensión se incrementó ayer en el país y principalmente en Managua, luego de que la Policía Nacional dispuso aumentar la presencia de sus efectivos sobre diversos puntos de la capital, considerados más conflictivos por los enfrentamientos entre simpatizantes liberales y sandinistas, que se han registrado desde el pasado lunes, luego de los comicios municipales del pasado 9 de noviembre.

Mientras tanto, varias instituciones como la Procuraduría General de la República, la Contraloría General de la República y los juzgados capitalinos, dispusieron suspender sus labores como medida de seguridad para sus empleados ante la cercanía a la casa de campaña del movimiento “Vamos con Eduardo”, que se encuentra a unos metros de las dos últimas entidades.

Nuevos contingentes de las fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional reforzaron las rotondas capitalinas, El Zumen, las casas de los partidos políticos y los medios de comunicación escritos, televisivos y radiales de la capital, previendo posibles ataques tras el atentado que sufrió la madrugada del pasado miércoles el periodista de La Nueva Radio Ya, Nicolás Berríos Santana.

A diferencia del lunes y el martes, en los cuales simpatizantes liberales y sandinistas se enfrentaron en las calles de Managua, ayer los seguidores del candidato Eduardo Montealegre no salieron a manifestarse por recomendación de éste.

Montealegre indicó que la mañana de ayer había sido informado que habría una escalada de violencia, y por eso llamó a sus simpatizantes a que no realizaran ningún tipo de manifestación en las calles, para evitar que los acusen de estar promoviendo la violencia.

De protesta a vandalismo
Los simpatizantes del gobernante Frente Sandinista sí realizaron actos de protesta en las inmediaciones de Metrocentro, los cuales se convirtieron en vandalismo cuando ingresaron por la fuerza al parqueo del centro comercial y destrozaron a pedradas vidrios de vehículos particulares.

El taxista Juan Carlos Monge, de 27 años, cuando circulaba por el sector de la rotonda “Rubén Darío”, trató de huir y de refugiarse en el parqueo de Metrocentro, pero su vehículo fue alcanzado por una de las piedras que lanzaban los protestantes. Al salir para reclamar por el hecho, recibió una pedrada en la cabeza.

“Es una verdadera anarquía, no les importa de qué partido seas, aunque tengás la bandera roja y negra te la quitan y te destruyen el vehículo, estamos en un caos, hay que hacer un llamado a que no siga la violencia, queremos que la Policía como autoridad haga sus funciones”, aseguró por su lado Roberto Samayoa, quien llegó al centro de compras con su esposa a comer.

Hasta robos

Dos vehículos de la empresa Techos Termoacústicos de Nicaragua S.A., además de haber sido destrozados sus vidrios por las piedras, fueron objeto de robo, aseguró su conductor Cristian Mendoza.

“Vimos cuando estaban destruyendo nuestro medio de trabajo, ¿pero qué íbamos a hacer? Ellos tenían piedras, palos y morteros…, es más, aprovecharon para robarnos el radio y una sierra para cortar madera valorada en más de 200 dólares”, declaró Mendoza, quien interpuso la denuncia en la Estación 5 de la Policía, en donde asegura que no le quisieron brindar colaboración.

“Estamos atados, nadie va a responder por estos daños, la Policía está parcializada, es más, creo que están de parte de los vándalos, están en la rotonda, pero ayudando a que no les pase nada a ellos”, dijo Marcos Muñoz.

A la manifestación de la rotonda “Rubén Darío” llegaron el representante de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) Edgardo Cuarezma y el diputado sandinista Evert Cárcamo.

Cuarezma dijo que la manifestación de los seguidores del gobierno era una respuesta a los actos de provocación que habían realizado los simpatizantes de Montealegre en los días anteriores. “La gente está aquí, porque quiere defender su voto”, dijo Cuarezma, quien advirtió que si los liberales seguían incitando a la violencia, las cosas podían salirse de todo control.

Mientras tanto, Cárcamo indicó que “estamos actuando porque esta gente (los liberales) se tiene que calmar”.

Policía resguarda medios
La comisionada mayor Vilma Reyes, Directora de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, confirmó que la vigilancia policial sobre el Canal 2, La Prensa y EL NUEVO DIARIO, entre otros, estaba en los planes de la institución, pero que se ejecutó de inmediato ante “el temor generalizado de posibles acciones violentas”.

La jefa policial rechazó comentar si los hechos de violencia registrados después de las votaciones del domingo pasado son parte de los planes que había denunciado el presidente Ortega, y de los que se hizo eco la directora de la Policía, primera comisionada Aminta Granera, quien confirmó tener en su poder información de Inteligencia sobre hechos de violencia.

Cierran los juzgados
Las autoridades de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) suspendieron ayer a medio día las actividades del Poder Judicial como medida de precaución dado el ambiente tenso que se vive en Managua.

El secretario de la CSJ, Rubén Montenegro, envió una circular a todas las dependencias del Poder Judicial para que suspendieran las labores en horas del medio día para evitar cualquier situación de peligro a los empleados.

Dependencias del Poder Judicial como los juzgados, el Tribunal de Apelaciones y el Registro de la Propiedad, quedan ubicadas cerca de lugares donde tanto sandinistas como liberales han realizado movilizaciones.

Control policial
La jefa policial negó que las acciones violentas, protagonizadas por simpatizantes opositores y oficialistas, se salgan del control de las fuerzas del orden; en tal sentido, aseguró que la Policía está en un 100 por ciento tendida en los puntos donde se han dado brotes de violencia.

Reyes negó que la Policía actúe pasivamente frente a los protagonistas de los disturbios, y aseguró que la labor policial está dirigida a “la persuasión, prevención, investigación y neutralización de la situación de violencia”.

“Nosotros enfrentamos las situaciones en cada momento y de acuerdo a cada circunstancia”, explicó la jefa policial, quien detalló que la labor es “evitar el derramamiento de sangre y la confrontación, e impulsar la investigación de cada uno de los delitos”.

Decena de lesionados
El último reporte de la institución policial señalaba que desde el pasado lunes a la fecha, se habían contabilizado 14 personas lesionadas con armas de fuego, con objetos corto punzantes y con piedras, durante los diferentes enfrentamientos entre liberales y sandinistas.

En estos enfrentamientos también han resultado lesionados ocho agentes policiales, quienes en su intento de mediar entre los atacantes recibieron pedradas y garrotazos.

Al menos cuatro personas resultaron heridas de balas entre el 10 y el 11 de noviembre, y una docena de heridos con arma blanca, entre ellos un adolescente que la noche del pasado martes fue herido en el abdomen por simpatizantes liberales que pasaron por la rotonda de Metrocentro.

La directora de Relaciones Públicas de la Policía confirmó que los agentes del orden han ocupado gran cantidad de armas corto punzantes, garrotes, bates de béisbol y piedras, así como armas de fuego, pero no detalló la cantidad específica.