• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

León despidió ayer a Mariano Fiallos Oyanguren, exrector de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) y expresidente del Consejo Supremo Electoral (CSE). Fue una despedida sencilla, como él la había pedido. Sin discursos y sin ceremonia religiosa.

Bajo un cielo nublado, el féretro partió hacia el Cementerio de Guadalupe de la Ciudad Universitaria, donde hoy descansa junto a su padre, Mariano Fiallos Gil, y a su madre, Soledad Oyanguren. Hijos, nietos y amigos lo acompañaron en el último recorrido por su natal León.

Fiallos Oyanguren estuvo al frente del CSE en las elecciones más polarizadas y observadas de la historia reciente de Nicaragua, y en las que salió triunfante la exmandataria Violeta Barrios de Chamorro (1990-1996). Esos comicios han sido considerados los más transparentes de los que se recuerdan. “Mariano fue el gran juez electoral que ha tenido el país”, dijo el escritor Sergio Ramírez Mercado.

Mesurado

“Era un hombre muy inteligente, quizá de los más inteligentes que he conocido. Muy mesurado, no tomaba nunca una decisión a la ligera. Era un hombre muy equilibrado”, dice Leonel Argüello, pariente de Fiallos Oyanguren, y quien también fue magistrado electoral en 1990, cuando se realizaron los comicios que dieron la victoria a Violeta Barrios de Chamorro.

“Los dos éramos sandinistas, y en realidad nos golpeó que perdiéramos, pero esas fueron las elecciones más limpias que ha habido en este país, y eso se debe a Mariano Fiallos. Ahí se profesionalizó el CSE”, agrega Argüello.

El maestro Julián Corrales precisó solamente de una palabra para describir a su amigo de antaño: honesto. “Carlos Fonseca Amador utilizaba una sola palabra para referirse a las personas que merecían su respeto. Esa palabra era honesto. Yo puedo decir que Mariano era diez mil veces honesto”.

Al frente de la UNAN

Fiallos Oyanguren fue escogido rector de la UNAN en 1974 tras una reñida elección en la que también participó otro amigo suyo, el filósofo Alejandro Serrano Caldera. Le tocó una época dura. El doctor Carlos Tünnermann recuerda que esos años fueron los más difíciles, porque la lucha contra la dictadura somocista entonces era cruenta.

“Hubo muchas amenazas de intervenir la universidad”, dice Tünnermann, amigo de juventud de Fiallos Oyanguren. “Fuimos compañeros de estudio en la Facultad de Derecho, él estaba un año adelante, creamos un grupo que llamamos el Círculo de Estudios Jurídicos y Sociales, porque nos dimos cuenta de que la bibliografía para la enseñanza del derecho era bien anticuada, eran libros casi todos de 50, 60 años atrás. Introdujimos las teorías más recientes del derecho procesal, y así decidimos publicar un folleto que llamamos Guía Bibliográfica para los Estudiantes del Derecho”, comentó Tünnermann.

Durante su rectoría, Fiallos Oyanguren consolidó el régimen de autonomía universitaria que heredó de su padre y de Carlos Tünnermann. Durante ese tiempo fue construido el Campus Médico de la UNAN-León y se instauró el Año Básico.

Ejemplo de integridad

“En esa caja mortuoria hay una montaña de integridad, de honradez, de principios”, dijo Carlos Hernández.

Francisco Valladares, vicedecano de la Facultad de Derecho de la UNAN-León, fue alumno de Fiallos Oyanguren. “Él nos decía que debíamos tener memoria histórica, y nos insistía en que hiciéramos al jurista con buena base para que pudiéramos tener a un buen abogado”.

Hace dos semanas, el doctor Joaquín Solís Piura, su amigo íntimo, lo visitó en León. “En esa ocasión no me habló, solo me extendió los brazos, esa es la imagen que tengo”.

Para Solís Piura, el ex árbitro electoral es “un santo” en la “definición estricta de lo que es ser santo”. “No es quien reza, sino quien actúa bien”, dice.

Mariano Fiallos Oyanguren era un conversador nato, un narrador de historias. Ahí está su nieto, Vicente Navas Fiallos, para recordarlo. “Papa-papa”, como le decían sus nietos, era una enciclopedia andante. No había nada que él no supiera. “Lo recuerdo siempre en su mecedora leyendo”, cuenta. La comunidad educativa de la UNAN decretó tres días de duelo y la Asamblea Nacional le dedicó un minuto de silencio.

"Es hoy como un referente moral, como un referente ético".

Carlos Langrand,

diputado de la Bapli

"Nos insistía en que hiciéramos al jurista con buena base para que pudiéramos tener a un buen abogado".

Francisco Valladares.

"Este país solo saldrá de su atraso, de sus problemas, cuando tengamos más hombres como Mariano Fiallos".

Carlos Hernández

"De política hablaba muy críticamente, oponién-dose a los errores y celebrando los aciertos como siempre fue en su vida, sin ningún temor a nada ni a nadie, con toda libertad".

Joaquín Solís Piura.

Prominente

Fue electo rector de la UNAN en 1974, consolidando el régimen de autonomía universitaria iniciado por su padre, Mariano Fiallos Gil.

Dirigió el CSE desde 1984 y estuvo hasta 1995. Renunció a ese poder del Estado porque estuvo en desacuerdo con las reformas constitucionales aprobadas ese año, las cuales permitían que los partidos políticos eligieran a los miembros de los CED y de los CEM.

Fue abogado y doctor en Ciencias Políticas.