•  |
  •  |
  • END

En medio del mar de violencia que azota el país como consecuencia de la guerra declarada entre orteguistas y liberales tras las elecciones municipales del domingo, un grupo de jóvenes capitalinos alzó la voz para implorar a los políticos una “resolución pacífica” y un alto inmediato a los enfrentamientos violentos en las calles.

El movimiento “Jóvenes por la Paz”, miembros del Centro de Prevención de la Violencia (Ceprev), inició una jornada de visitas por los diferentes medios de comunicación, para expresarse en contra de la utilización de muchachos en las batallas campales de estos últimos días.

“Hacemos un llamado a la ciudadanía, especialmente a los jóvenes, a que no se dejen utilizar por ningún partido político para participar en actos violentos”, declararon los jóvenes en la redacción de EL NUEVO DIARIO.

“Los jóvenes tenemos derecho a pensar y a decidir por nosotros mismos”, añadieron.

A tres días de celebradas las elecciones municipales en todo el país, los disturbios, las agresiones, los heridos, y las muestras de venganza política no han cesado. En la mayoría de estos altercados los protagonistas son chavalos armados de piedras, machetes y hasta de bates de béisbol.

El movimiento “Jóvenes por la Paz” está conformado por ex miembros de pandillas, muchachos rehabilitados que ahora se han dado a la tarea de promover la paz en los barrios de los distritos 4, 5 y 6 de Managua.

“Nosotros que hemos abandonado las pandillas, las drogas, las armas, y que apoyamos a otros jóvenes a dejar la violencia, demandamos… tolerancia, libertad de expresión y respeto a la opción política de cada persona”, sostuvieron.

Y exigieron a los políticos oportunidades de trabajo y de estudio, en lugar de arrastrarlos a la violencia.

“Nicaragua no debe retroceder. Todos somos nicaragüenses y no debemos herirnos o matarnos unos a otros. Llamamos a todas las organizaciones civiles, a las iglesias y todos los ciudadanos de buena voluntad, a construir una cultura de paz en Nicaragua”, demandaron.