• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua posee los sitios arqueológicos más antiguos de América, lo cual debería ser aprovechado para el desarrollo turístico, pero no se está haciendo, señala el licenciado Jorge Espinosa Estrada, director del Instituto Nicaragüense de Antropología e Historia, INAH.

Espinosa, también miembro del Instituto Panamericano de Geografía e Historia, destacó esto tras el descubrimiento de fósiles humanos asociados a las primeras poblaciones en Nicaragua.

Igualmente, señaló que el hallazgo lo realizó un equipo de arqueólogos de la Bluefields Indian & Caribbean University, BICU, y de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua, donde él hace más de cuatro décadas encontró el Conchero de Angie.

El Conchero de Angie

“La zona mencionada la exploré a partir de 1971, descubriendo el Conchero de Angie, en Monkey Point, un basurero de los primeros pobladores donde tiraban los desperdicios de lo que obtenían para comer. Se excavó en un sitio prácticamente cementado por el tiempo, con medidas de 12 metros por 6, y un poco más de 4 metros de profundidad. Se hicieron 21 pruebas del radiocarbono 14 en los laboratorios de Ciencias Nucleares, de la Universidad de Louisiana (EE.UU.), y se constató una antigüedad de entre 5,200 años en la parte superior y en la más profunda 7,600 años de antigüedad”, revela el experto.

Indicó que este es el sitio poblado más antiguo de la zona de la Costa Caribe, el único donde se encontró el género de almeja llamada tivela, antes que desapareciera por cambios en la temperatura del agua. Luego lo común para los antiguos pobladores era la donax, la ostrea y caracol melongena.

Otro indicio de antigüedad fueron los restos burdos de pedernal afilado y fragmentos de barro, que demuestra que en Nicaragua se comenzó a trabajar con este material hace más de 5,000 años, algo que es similar al descubrimiento hecho en Ecuador por la arqueóloga Betty Meggers.

El conchero nicaragüense causaron interés y fueron visitados por la doctora Meggers, directora del programa sobre arqueología en América Latina del Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano en Washington, D.C., y por José Cruxent, del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas.

La osamenta del Caribe

Por su parte, el arqueólogo Espinosa mencionó que en la búsqueda de antiguos pobladores en el Caribe, él no encontró ninguna osamenta; sin embargo, en el congreso de prehistoriadores en Niza, Italia, en 1976, se consideró que la fecha más antigua de una ocupación humana en el Caribe de América pertenecía al Conchero de Angie. Por lo tanto, señaló, es muy importante la ubicación de la osamenta en un sitio fechado en 6,140 años.

“En Bluefields se habla de la construcción de un puerto de aguas profundas, en una zona rica en lugares arqueológicos, siendo así el conchero podría transformarse en un buen atractivo turístico”, alegó.

Por otro lado, indicó que otros puntos preponderantes que deben cuidarse y promocionarse son las Huellas de Acahualinca, también estudiada por Espinosa en 1977, con el apoyo del Banco Central de Nicaragua y por parte de Jaime Incer Barquero. Sin embargo, reconoce, en la actualidad el sitio se encuentra descuidado.

Otro lugar de los más importantes para la prehistoria de América es El Bosque, ubicado en Pueblo Nuevo, Estelí.

El lugar, fechado por el carbono 14 en más de 5,000 años, fue calificado por el doctor Richard MacNeish, en ese entonces director del Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, de Harvard, como el sitio arqueológico más antiguo de América. Esto último apareció citado en su libro “Early Man in the New World”.

Pirámides

Las dos pirámides encontradas en Nicaragua son otro hallazgo para América: Canta Gallo, a orillas del Río Indio, en Río San Juan; y en especial Garrobo Grande, a 14 kilómetros de La Gateada, departamento de Chontales.

Ambas fueron construidas de forma básica, piedras sobre piedra, creando escalinatas perfectas; pero Garrobo Grande, de 8 metros de alto y 40 metros de largo por 30 metros de ancho, se considera la más antigua, pues no se encontraron vestigios de vasijas, ni en el lugar, ni en sus cercanías. Esto puede significar que en esa época sus constructores aún no trabajaban el barro.

El primer registro de esta pirámide está en un mapa de 1853. La antigüedad de la pirámide no está fechada específicamente, sin embargo, por los indicios, los expertos calculan que podría ser incluso más antigua que las pirámides mayas de México o que las ruinas de Machu Picchu, en Perú, construidas hace más de 5,000 años.

80 museos hay a nivel nacional, según el Instituto Nicaragüense de Cultura.

29 museos exhiben piezas arqueológicas, precolombinas y coloniales.

Protección de la riqueza cultural

VIGILANCIA • El doctor Jaime Incer Barquero señaló que Nicaragua tiene grandes riquezas culturales y arqueológicas que deben preservarse con protección del Estado.

Comentó la importancia de vigilar los sitios arqueológicos para evitar el saqueo de las piezas, ya que los ladrones destruyen importante evidencia histórica no solo para Nicaragua, sino para el mundo.

Ana María Rocha, coordinadora de la Red de Museos, del Instituto Nicaragüense de Cultura, dijo que la mayoría de los museos están en manos privadas y son iniciativas particulares, otros son administrados por las municipalidades y solo unos cuantos, los museos nacionales, son protegidos directamente por el Gobierno central a través de sus instancias.

“La Alcaldía de Managua tiene a cargo las Huellas de Acahualinca, pero hay colecciones privadas y ellos lo sostienen. Cada uno tiene ingresos propios y nosotros, como Red de Museos, tenemos una junta directiva que impulsa un programa de apoyo de asistencia técnica para el manejo y cuidado de las piezas o lugares a su cuidado”, explicó Rocha.