•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Nicaragua denunció este jueves ante la Organización de Estados Americanos (OEA) a su secretario general, José Miguel Insulza, y a Estados Unidos por hacer coro con la oposición en las críticas a las elecciones municipales, informó la Secretaría de Comunicación.

El presidente Daniel Ortega presentó una denuncia en la OEA contra Insulza y Estados Unidos, a los que acusa de hacer causa común con la oposición para desarrollar "un plan de desestabilización" que conduzca al colapso del gobierno, según el texto de la presentación, divulgado por la Secretaría de Comunicación.

Insulza "se extralimita y abusa de sus funciones" al sumarse a posiciones contra el gobierno de Nicaragua sin que haya una resolución de los órganos competentes de la OEA y no puede arrogarse la voluntad soberana de estados integrantes del organismo, dice el documento.

La denuncia, que fue presentada en Washington por la misión de Nicaragua en la OEA, aduce que este plan desestabilizador intenta "frenar los cambios democráticos y transformaciones" en el plano económico, político y social que "nuestro pueblo ha decidido".

Además, este supuesto plan pretende "deslegitimar a toda costa" las elecciones municipales del domingo, en la que los nicaragüenses expresaron libremente su preferencia por los candidatos del gobernante Frente Sandinista, añade el texto.

La oposición pide un recuento de los votos ante denuncias de irregularidades.

El documento señala que la campaña "sistemática" nacional e internacional impulsada por agrupaciones políticas sometidas a interés de gobiernos con actitud injerencista busca continuar "polarizando el clima político y los resultados electorales" adversos a partidos de oposición.

El gobierno negó haber transgredido la Carta Democrática al no haber aceptado a observadores internacionales en las elecciones, pues considera una decisión "de soberanía" hacerlo, en alusión a los comentarios de Insulza, quien estimó que la controversia post-electoral pudiera haberse evitado o reducido con la participación de observadores externos.