•  |
  •  |
  • END

El Gobierno denunció al Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, por unirse al Departamento de Estado de Estados Unidos en “una campaña contra Nicaragua que pretende desacreditar al Gobierno y deslegitimar las elecciones municipales”.

“Para el Gobierno de Nicaragua es inaceptable que el Secretario General se esté sumando a este plan desestabilizador que atenta contra los principios de la Carta que están siendo defendidos por las instituciones del Estado nicaragüense”, expresa parte del comunicado presentado por la Misión Permanente de la OEA ante la Comunidad Internacional.

Según el Gobierno, Insulza “pretende desconocer el artículo 23 de la Carta Democrática Interamericana que establece que los Estados Miembros son los responsables de organizar, llevar a cabo y garantizar procesos electorales libres y justos, y que en el ejercicio de su soberanía pueden o no solicitar observación electoral internacional. Es decir, que Nicaragua no transgrede la Carta al no hacer invitaciones para la observación electoral Internacional”.

Agrega también que Insulza “se extralimita y abusa de sus funciones al sumarse a posiciones contra Nicaragua y no puede arrogarse “motu propio” la voluntad soberana de los Estados y Gobiernos representados en la OEA”.

En el comunicado se afirma que el supuesto plan desestabilizador se ejecuta a través de “organismos derechistas que responden a los intereses de la oligarquía nicaragüense, sostenido por campañas mediáticas y actos de violencia en varios municipios de Nicaragua”.


Ortega no ha aparecido
El presidente Daniel Ortega hasta el momento no se ha manifestado públicamente sobre los sucesos acontecidos luego de las elecciones municipales, que han sido calificadas como fraudulentas por la oposición. Miembros opositores y simpatizantes sandinistas han salido a las calles a ocasionar disturbios.

Luego de los primeros enfrentamientos entre liberales y sandinistas, Insulza expresó su preocupación por los resultados de los comicios municipales y aprovechó la oportunidad para remarcar la preponderancia de los observadores internacionales.

“Una de las ventajas de las Misiones de Observación es que permiten resolver las dudas en momentos en que los resultados son estrechos, como ocurrió en Nicaragua en las elecciones de 2006", expresó a través de un comunicado, y después hizo un llamado para que las partes “encuentren a través de diálogo un mecanismo superador de esta situación, cuyo agravamiento implicaría un serio retroceso para el proceso democrático”.

La denuncia fue presentada en Washington, y según contiene el documento, el plan desestabilizador pretende "frenar los cambios democráticos y transformaciones" en el plano económico, político y social que impulsa el Gobierno.