Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Antes de ser quemados, los nicaragüenses muertos en Guatemala la semana pasada fueron ejecutados con un tiro en la cabeza. Al menos eso fue comprobado en el caso del conductor del bus, Carlos Miguel Paiz, según información atribuida al Instituto de Ciencia Forense de Guatemala, publicada en la página electrónica del diario “El Periódico”.

Por su parte, la agencia antinarcóticos de la Policía en Guatemala aseguró que ya tienen identificada a la persona que recibiría una carga de drogas que supuestamente era transportada en el bus siniestrado.

La información supone que el resto de pasajeros, unos 14 nicaragüenses y un holandés, también recibieron impactos de bala antes de quedar carbonizados dentro del bus, pero eso aún no está confirmado. En el lugar donde fue incinerado el bus fueron encontrados al menos 12 casquillos de bala que los investigadores policiales localizaron dentro y fuera del vehículo.

Mientras, el Procurador de los Derechos Humanos de Guatemala insistió en tener información confirmada de que por lo menos una patrulla de la Policía Binacional detuvo al bus, y luego de hacer una llamada telefónica condujo al vehículo y a sus ocupantes hasta el lugar donde fueron asesinados y luego quemados. “Tenemos información de vecinos que vieron cómo por lo menos una patrulla detuvo la camioneta”, dijo.

El fiscal de Zacapa, Julio Méndez Orozco, explicó que la zona donde fue quemado el bus con los cuerpos de los pasajeros nicaragüenses es compleja, y reconoció que no se tiene a nadie como sospechoso del caso, explicando que existen pocos indicios en el lugar del crimen.

“Esa organización criminal aprovechó la oscuridad de la hora, lo descampado, y ahora debemos trabajar para establecer quiénes son los responsables”, aseveró.

Fuentes policiales insistieron que el bus tenía varios doble fondos, y que se están haciendo peritajes en los compartimentos para determinar si se trasladó droga. Las investigaciones policiales llevan a la conclusión de que en las excursiones usadas como fachada se puede traficar hasta 22 kilos de cocaína.


Detenido
La Policía salvadoreña confirmó que en ese país se encuentra detenido un hermano de Carlos Miguel Paiz Castillo, el conductor del bus que murió de un disparo y luego fue quemado con el resto de nicaragüenses. El nica está vinculado con el narcotráfico, según la información policial.

Mientras tanto, en el Occidente del país, los familiares de los muertos rechazaron que sus deudos estuvieran metidos en actividades ilícitas, y reaccionaron contrariados por la información policial, en el sentido de que las excursiones son fachadas para el traslado de drogas.

Don Miguel Ángel Rivera, padre de los hermanos José Miguel y Dulce María Rivera Martínez, originarios de la Colonia “Roberto González”, se quejó de que un diario de Guatemala publicó una foto de su hijo como si se tratara de Carlos Miguel Paiz Castillo, conductor del autobús de la excursión Paiz Vega, incinerado por miembros del crimen organizado.

El señor Rivera y Santos Paiz, hermano de José Abraham Paiz Vanegas, propietario de la excursión, confirmaron que los cadáveres serán repatriados con apoyo de la Embajada nicaragüense dentro de tres semanas, tiempo que durarán los resultados de las pruebas de ADN. Además, un antropólogo hará reconocimientos para determinar con exactitud la identidad de los cuerpos.

“Por el estado en que estaban los cuerpos será difícil tener un reconocimiento inmediato, venían totalmente calcinados. Se tratará de identificarlos mediante piezas dentales, pruebas antropológicas e incluso ADN”, explicó al diario guatemalteco Prensa Libre, Fernando Lucero, vocero del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de ese país.