•  |
  •  |
  • END

El gobierno de Nicaragua tiene diez días para cumplir con la solicitud de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y adoptar medidas que garanticen la vida y la integridad física de la Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Dra. Vilma Núñez, y de los demás miembros de esa organización.

Núñez informó que durante una visita del Procurador General de la República, Hernán Estrada, para pedirle el acompañamiento en la investigación del caso del periodista Nicolás Berríos, lo puso al tanto la decisión de la CIDH, pero el funcionario en todo momento evitó el tema.

“Creía que el Procurador venía a empezar a tramitar con nosotros las medidas cautelares que la CIDH decretó el pasado once a favor de todo el equipo del Cenidh, pero no quiso pronunciarse sobre eso”, indicó.

Para Núñez resulta contradictorio que, por un lado, Estrada pida el acompañamiento del Cenidh por los últimos acontecimientos, pero que no los incluya a ellos en esas estrategias de protección, cuando existe una decisión de la CIDH al respecto.

Refirió que ayer se comunicó con la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, para ponerla al tanto de la decisión de la CIDH y solicitarle formalmente las medidas de protección, que deben ser acordadas en conjunto y ser de la satisfacción de los protegidos.

Recordó que ésta es la segunda vez que la CIDH pide medidas de protección para ella. La primera vez fue durante el gobierno del ex presidente Arnoldo Alemán, cuando anduvo mediando con el FUAC.

La CIDH dispuso las medidas de protección después que lanzaron bujías llenas de pintura roja y negra contra su vivienda, en la ciudad de León, y de que miembros del Cenidh recibieran amenazas de muerte.