• Brasil |
  • |
  • |
  • EFE

Varias ciudades brasileñas sufrieron ayer actos de vandalismo, con asaltos, peleas e incendio de autobuses, tras la derrota de la Selección de Brasil ante Alemania, por 1-7 en la semifinal del Mundial de Fútbol 2014.

Después de la derrota, la más abultada sufrida por Brasil durante su participación en las veinte ediciones de los Mundiales, y calificada como “vergonzosa” por la mayoría de la prensa, algunas personas causaron violencia y confusión.

En Belo Horizonte, donde se disputó el partido, el bohemio barrio de Savassi, el más visitado por los turistas con un promedio de 25,000 personas en sus bares y en sus calles, se sucedieron peleas callejeras que terminaron con doce detenidos. Dentro del estadio también hubo desmanes.

Violencia

En Sao Paulo, la empresa municipal de transportes SPTrans confirmó que un garaje de una empresa de autobuses en la zona sur de la ciudad, próximo a la represa de Guarapiranga y a la carretera de M’Boi Mirim, fue atacado por desconocidos que prendieron fuego a quince autobuses que estaban estacionados.

En la Avenida Yervant Kissajikian, en la región suroriental de la capital paulista, un autobús fue quemado, mientras que en el barrio Jardim Presidente Dutra, en el vecino municipio de Guarulhos, también en la región metropolitana, otro más fue atacado con fuego.

Próximo a Guarulhos, en el barrio Sapopemba, un autobús más fue abordado por desconocidos, que pidieron a los pasajeros bajarse y lo incendiaron, para sumar así 18 vehículos del transporte público quemados al comienzo de la noche en Sao Paulo.

En el barrio de Sao Mateus, en la zona oriental de la ciudad, una tienda de electrodomésticos de la red Ponto Frío fue destruida y tres hombres y dos adolescentes fueron detenidos por la Policía Militarizada.

Asaltos colectivos

En Salvador, capital del nororiental estado de Bahía y una de las doce sedes del Mundial, la Fan Fest de la FIFA, en el turístico Farol da Barra, y que reunía 50,000 espectadores, tuvo que ser suspendida por desmanes e intento de asalto colectivo.

En la playa de Copacabana, tres personas fueron arrestadas. En Recife, capital de Pernambuco (nordeste) y otra de las sedes mundialistas, la Policía Montada interrumpió la Fan Fest y usó gases lacrimógenos para dispersar una pelea entre aficionados. En Curitiba, unos 15 autobuses fueron apedreados.