• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

La jueza Quinto de Distrito Especializada en Violencia, de Managua, Henriette Casco, declaró culpable al nicaragüense Fernando Antonio Aburto Reyes, señalado de robar, violar y asesinar el 11 de abril pasado a la misionera estadounidense Karen Colclough.

La jueza decidió este lunes declarar culpable a Aburto Reyes por los delitos de robo agravado, violación agravada y asesinato, cometidos en contra de la estadounidense.

El Ministerio Público pidió a la jueza que dictara 24 años de prisión para Aburto Reyes por asesinato, 12 años por violación, y seis años por robo, para totalizar 42 años, aunque por ley la pena máxima en Nicaragua es de 30 años.

En tanto, la defensora pública pidió 15 años por el asesinato, ocho por la violación y cuatro por el robo.

La jueza informará el viernes próximo, la pena que impondrá a Aburto.

Aburto Reyes estranguló a la estadounidense luego de robarle una cámara fotográfica en una playa del Pacífico de Nicaragua, al sur de Managua, según la versión policial y la acusación del Ministerio Público.

Colclough, de 37 años y miembro de un equipo de voluntarios de la iglesia de Jackson Hole, de Wyoming (EE.UU.), se separó el 11 de abril pasado del grupo con el que visitaba la zona, para hacer unas fotografías y cuando intentó retornar, la marea estaba alta y el paso obstaculizado. Entonces, según la acusación, Aburto Reyes se le acercó supuestamente para ayudarla a regresar al centro turístico, pero en el camino se desvió, le arrebató la cámara, la golpeó, la violó y la asfixió provocándole la muerte.