•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con solo un año y dos meses de haber iniciado, un proyecto de preso-terapia ha atendido a unos 200 nicaragüenses, en su mayoría adultos, que han sufrido graves quemaduras en su cuerpo, beneficiándolos con prendas que les ayudan a cicatrizar mejor sus heridas.

“Se le llama preso-terapia porque aquí a los pacientes se les enseña a usar y a colocarse una prenda de una tela especial que ejerce cierta presión sobre la quemadura, y eso ayuda a la cicatrización”, explicó el doctor Leandro Pérez, jefe del área de quemados del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”.

La idea para desarrollar el proyecto fue del doctor Pérez, quien con el apoyo de la organización sin fines de lucro Wisconsin Nicaragua, Partners of America, con sede en Managua, pudo hacerla realidad.

Gracias al trabajo voluntario de un sastre y de ocho mujeres, se diseñan y se cosen diferentes tipos de máscaras, guantes, mangas para brazos y piernas, licras, en fin, una serie de prendas que se utilizan para las diferentes áreas del cuerpo donde las personas han sufrido quemaduras.

Ya existen organizaciones que apoyan a los niños quemados, pero no había nadie quien se ocupara de los adultos. Cada una de estas prendas tiene un valor en el mercado entre los US$100 y los US$150, pero aquí son gratis”, expresó el doctor Pérez.

USOS

El Proyecto de Preso-terapia elabora prendas para que los pacientes las usen en su etapa de recuperación, pero han descubierto otras áreas donde pueden apoyar, como la elaboración de mangas para mujeres que han sido sometidas a cirugías plásticas por cáncer de mamas, o para tratar problemas de várices.

El plan inicial del proyecto era ayudar a los adultos quemados, pero con el cierre del Hospital “Fernando Vélez Paiz”, los casos de niños quemados han empezado a llegar al “Antonio Lenín Fonseca”.

“Hay que aclarar que las personas que estamos atendiendo tienen que haber sufrido la quemadura en los últimos dos años, pues después de ese tiempo, la preso-terapia ya no funciona”, aseguró el doctor Pérez.

El médico indicó que el uso de estas prendas tras haber sufrido una quemadura grave es muy importante, no solo para lograr una mejor apariencia estética, sino para proteger la piel dañada, pues una lesión expuesta a los rayos solares puede derivar hasta en cáncer.

“Hacemos un llamado las personas que quieran apoyar con donaciones a este proyecto, que se sumen, que llamen al teléfono 2268-7586 de Wisconsin Nicaragua”, dijo el doctor Pérez.