•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una pelotita que repentinamente se descubrió en el seno izquierdo le cambió la vida a Mayra Mendoza Martínez, de 48 años y originaria del barrio La Sabaneta, de Granada. La pelotita fue agrandándose hasta el punto que un día creció tanto que terminó hundiendo el pezón.

"Cuando el pezón se hundió y el pecho me cambió de color, me fui a Managua con una prima. Ella me llevó a una clínica privada donde me hicieron una mamografía, ultrasonido y aguja fina… el doctor me dijo que tenía cáncer. Me mandó inmediatamente al (Hospital) ‘Bertha Calderón’ para que no se extendiera a los pulmones”, dice Mendoza.

Ese mismo año, 2009, la operaron y le sugirieron varios ciclos de radiación, pero temerosa, decidió volver a su casa. En 2010, la situación empeoró con la aparición de ganglios desde el seno, subiendo por el pecho hasta llegar a la parte trasera de la oreja izquierda, donde creció un tumor que incluso le impedía mover la cabeza.

De regreso al hospital, Mendoza inició con la quimioterapia. Dice que fueron meses de mucho sufrimiento.

Tratamiento

“En 2011, después de la quimio, me trasladaron al ‘Nora Astorga’, pero yo ya estaba presentando problemas en la otra mama. La doctora que me atendió, me dijo que confiara en Dios y que no se me iba a regar… el tumor está presente en la mama derecha, pero no está activo", expresa.

Con las radiaciones a las que se sometió y una inquebrantable fe en Dios, Mendoza confiesa que se ha sentido mucho mejor. Los doctores le han advertido que no puede abandonar el medicamento y una dieta saludable.

Drama

Este mismo calvario lo viven otras 64 mujeres granadinas que luchan por ganarle la batalla al cáncer. El dirigente comunitario Omar

Campbell conoce el drama de cada una de ellas y, por eso, impulsó hace nueve meses una Asociación Pro Ayuda a Madres con Cáncer. En esta, además están incluidos cinco niños que padecen la misma enfermedad.

“Nosotros hacemos hablatones y colectas para comprarles lo más necesario, como medicinas y sus alimentos, pero aún es insuficiente. En diciembre pasado, la Alcaldía (de Granada) nos entregó dinero para una pequeña reunión navideña y con apoyo de algunos patrocinadores logramos entregarles una pequeña provisión. Sin embargo, quisiéramos que el gobierno municipal y las instituciones se sensibilicen para atender a estas madres que requieren ayuda urgente”, indicó.

Mireya Navas Martínez, de 59 años y habitante de la calle Palmira, es víctima del cáncer cervicouterino desde hace siete años. Ha pasado por innumerables dolores y dificultades económicas en el proceso para vencer la enfermedad.

Luchas

“Se me hizo vulvario. He luchado mucho y he aguantado mucho… es una vida muy dura”, confiesa desde su cama.

Debido a complicaciones en su salud, Mireya Navas mayo lo pasó ingresada en el “Bertha Calderón” y ahora desde su humilde vivienda dice que lo más importante que conserva, es la esperanza en Dios.

"En nombre del Señor, yo digo que no tengo nada de cáncer, lo que tengo son secuelas que me están matando”, indica.

La frecuencia de las citas en el hospital varía. Las citas pueden ser mensuales, cada dos o tres meses, pero el traslado se le dificulta porque ya no puede movilizarse en bus; tiene que hacerlo en un vehículo particular.

A diario debe someterse a curaciones, las cuales se realiza ella misma. “No tengo dinero para viajar a Managua y tampoco para comprar los guantes, las gasas y el alcohol”, explica.

Campbell manifestó que estas mujeres son de limitados recursos económicos y proceden de distintos sectores de Granada: Villa Sandino, Pancasán, Bartolomé, Cuiscoma, San Juan del Sur, Posintepe, El Madroño, La Escoba, las Isletas y principalmente de La Sabaneta, donde han encontrado muchos casos.

Entre las principales necesidades figuran gasas, guantes, alcohol, jabones quirúrgicos para las curaciones, pañales, medicamentos y alimentos bajos en grasa.

Piden prioridad

Aracely Fuentes, miembro de la Asociación Pro Ayuda a Madres con Cáncer, expresó que el Ministerio de Salud, Minsa, debería disponer de un área dentro del Hospital Amistad Japón-Nicaragua para atender únicamente a estas pacientes.

"La atención debería ser prioritaria. Además el Minsa debería disponer de un personal encargado de visitar a estas mujeres en sus casas, para hacerles sus curaciones; no es posible que ellas mismas tengan que hacérselas. Es cuestión de voluntad", sostiene.

La directiva de la Asociación Pro Ayuda a Madres con Cáncer envió hace nueve meses a algunas cooperativas granadinas de transporte, una solicitud para que se les pueda exonerar del pago del pasaje a Managua, pero no ha habido respuesta.

Campbell espera que pronto las autoridades y la comunidad asuman un compromiso con estas mujeres para que la carga sea, quizás, menos pesada.

Muertes

En 2012, Granada se ubicó como el tercer departamento del país con más muertes a causa del cáncer cervical (10); fue superado por Managua y la Región Autónoma del Caribe Sur, RACS.

Cifras

Según la ministra de Salud, Sonia Castro, de 34,000 mujeres en edad fértil contabilizadas en 2012, solo 4,000 se hicieron el examen para detectar la enfermedad.

La organización

La Asociación Pro Ayuda a Madres con Cáncer indica que las pacientes de esta enfermedad requieren de gasas, guantes, alcohol y jabones quirúrgicos, entre otras cosas, para las curaciones.

Para ayudar

Las personas que quieran colaborar con estas mujeres, pueden dirigirse al reparto El Rosario: del CDI media cuadra al sur. O pueden comunicarse al teléfono celular 8454-8249.