Alma Vidaurre Arias
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua, Faganic, empezará a distribuir a más tardar la próxima semana el alimento para el ganado en los municipios de Somoto, Ocotal y Ciudad Darío, que son los más afectados por la sequía, informó ayer el secretario de la junta directiva de esta organización, Álvaro Vargas.

El gremio de productores ganaderos se reunirá esta tarde con autoridades del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, y el miércoles en el Banco Central de Nicaragua, BCN, para terminar de replantearse el asunto, agregó Vargas.

Los productores ganaderos ubicados en los municipios del corredor seco de Nicaragua, desde el norte hasta el occidente del país, están sufriendo las consecuencias por la falta de lluvia. A la fecha, según datos del gremio, han muerto más de 2,000 reses.

“Tiene que ser a más tardar a finales de esta semana (…) El viernes, al final de la tarde, ya le llevamos al Ministerio la lista de necesidades de Somoto, Ocotal y Ciudad Darío (…), tenemos otra solicitud de que nos presten US$100,000 para comprar y vender (alimento) mientras dura la emergencia en estos lugares”, advirtió Vargas.

MÁS PROBLEMAS

Según Vargas, no basta con el solo hecho de contabilizar las reses muertas, que ocasiona un impacto negativo a los pequeños y medianos productores, sino que se debe visualizar otro tipo de consecuencias.

“El problema son las repercusiones productivas y reproductivas de los animales que están en riesgo, el golpe al productor, además del animal que se murió, es que no tenes producción en los meses subsiguientes del invierno que está malo, y ahora imaginate en los meses de verano”, advirtió Vargas, representante de Faganic en las mesas de reuniones ante el Gobierno.

Solón Guerrero, expresidente de Faganic, manifestó que desde hace un par de semanas están levantando un diagnóstico en las zonas afectadas, para poder llevar los subproductos agrícolas que “son los más baratos que se pueden conseguir”.

Para evitar especulaciones con el precio, Faganic contactó directamente a las personas que venden el alimento para el ganado.