•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Durante la bienvenida al Estado de Massachusetts que la comunidad nica preparó para el sacerdote Franciscano Octavio José Salinas, el religioso externó preocupación por la situación de los niños migrantes centroamericanos en Estados Unidos, y pidió a los nicaragüenses que eviten exponer a sus hijos a los riesgos que supone ese viaje.

“Es muy triste ver cómo nuestros niños tienen que emigrar debido a la violencia y por las pocas esperanzas económicas que hay en nuestros países, especialmente en Honduras”, manifestó el sacerdote nicaragüense, quien antes de ser trasladado a la iglesia católica “SacredHeart”, en la ciudad de Waltham, prestaba servicios en San Pedro Sula, Honduras.

Salinas se declaró “muy dolido” por los problemas de violencia que viven los centroamericanos, donde en los últimos meses miles de niños han emigrado a los Estados Unidos en busca de un “refugio” que los ponga a salvo de los peligros, y lamentó que Honduras sea un país duramente castigado y flagelado por el narcotráfico.

Llamado a gobernantes

“La violencia hace que los niños busquen desesperadamente un refugio en otro lugar debido a esta violencia. Los gobiernos centroamericanos tienen que ser más responsables para evitar la migración infantil hacia los Estados Unidos”, apuntó.

El cura, al señalar que tanto el obispado centroamericano como norteamericano se han pronunciando para pedir que se proteja la vida de los niños migrantes, exhortó a las grandes potencias económicas, en especial la estadounidense, a que inviertan más en Centroamérica “para que haya más desarrollo económico en estos países y, por ende, más fuentes de empleo que eviten las migraciones de las personas”, dijo.

El religioso dio estas declaraciones enfatizando en que fue testigo de la desesperación de las familias hondureñas que buscan escapar de la violencia que se vive en ese país, y aprovechó el momento para pedir a los nicaragüenses que no arriesguen la vida de sus hijos al exponerlos al peligro.

 

50 mil menores centroamericanos se estima que han entrado ilegalmente a EE.UU. en los últimos nueve meses.