•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Gheyling Junieth Martínez Acevedo, de 19 años, conoce el mundo a través del tacto, sus olores y sus sonidos, y muy poco por sus colores. Ella es una joven no vidente y su mamá, Juana Acevedo, ha sido su apoyo.

Acevedo ha acompañado a su hija en todas las etapas de sus estudios, desde la primaria hasta la universidad, donde toma notas y luego lee los textos a Gheyling para que haga sus tareas. La joven distinguir las letras cuando las tiene muy cerca, a menos de 20 centímetros de sus ojos.

En la casa que alquila su familia, Gheyling ayuda en los quehaceres domésticos lavando ropa, utensilios de cocina y limpiando. Además, con ayuda de su mamá, la joven hace las tareas.

Gheyling cursa segundo año de administración de empresas en la universidad American College, que le concedió una beca que cubre el 65 por ciento del costo de los estudios y el restante 35 por ciento lo paga la Alcaldía de Managua.

Todos los días, madre e hija caminan casi un kilómetro para tomar el bus en el Zumen, que les lleva a la universidad. El espíritu de superación de Gheyling es digno de admiración, pero ella necesita de una mano amiga que le facilite una computadora y una impresora para ayudarla en sus estudios.

Gheyling vive del colegio Bautista, 1 cuadra al norte y ½ al este, en el Barrio San Judas, en Managua. Su teléfono es el 86140832.

 

La rutina

Gheyling sale de lunes a viernes de su casa a las 7:00 a.m. para recibir el pan del saber. Cada día el hombro de su mamá le orienta a dar pasos firmes rumbo a la universidad.

 

Prioridad

Al abordar la ruta 118, los demás pasajeros que se encuentran en la parada del Sumen priorizan que Gheyling y su mamá sean de las primeras en subir a la unidad.

 

En la Universidad

Gheyling es una de las estudiantes más conocidas en la Universidad American College. Siempre acompañada por su mamá, la joven saluda a una de las maestras al llegar a la casa de estudios.

 

En clases

Gheyling siempre se sienta en la primera fila y afina su oído para escuchar las lecciones de los maestros. La universidad le facilita un teclado especial para no vidente que le ayuda a escribir en la computadora. Su mamá le acompaña por si hay que tomar nota de manera rápida en el cuaderno.

 

Sociable

En el intermedio de las clases, hija y madre comparten tiempo y ríen con los compañeros de Gheyling, a quien sus compañeros la califican como sociable. Juana Acevedo, la mamá de la joven, prácticamente se ha convertido en una alumna más del American College.

 

La tarea

A la hora de realizar los deberes académicos, Gheyling se alumbra con la lamparita de su celular para escribir, pues ella todavía puede ver muy de cerca las letras. Su mamá le dicta el contenido de los libros o folletos para que la muchacha haga las tareas.

 

Oficios

Los estudios son la prioridad de Gheyling Martínez Acevedo, pero la joven también cumple responsabilidades en su casa, donde lava la ropa, prepara la comida para su familia, integrada por cuatro personas, y recoge los trastes para lavarlos.

 

En familia

En los momentos libres, luego de hacer las tareas y los quehaceres del hogar, la familia de Gheyling, compuesta por Napoleón Martínez, padre, Nissi (su hermana), y Juana Acevedo, comparten con ella su esfuerzo, seguros de que muy pronto rendirá frutos. Martínez Acevedo dice que el día que llegue a trabajar su mamá será su secretaria, porque ella es y será su mano derecha, mientras Dios lo permita.