•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

América Latina aún tiene importantes retos en seguridad alimentaria, debido principalmente a las condiciones de pobreza en la que viven millones de personas en el continente; sin embargo, la falta de empleo y de ingresos no son los únicos causantes de la desnutrición en la región, advirtió el director regional del Programa Mundial de Alimentos, PMA, Miguel Barreto, quien visitó Nicaragua la semana pasada.

En entrevista con El Nuevo Diario, Barreto explicó que un niño que vive en un hogar no pobre también puede padecer desnutrición, porque en ese caso influyen la educación nutricional y los hábitos alimenticios que le inculcan las personas de quienes depende su alimentación.

¿Cuáles son los desafíos de América Latina en materia de seguridad alimentaria?

En el tema de hambre estacional tenemos todavía aproximadamente a 47 millones de personas que carecen de acceso a los alimentos adecuados y por tanto se van con hambre a dormir, (pero) eso no significa que haya una situación de hambruna. En segundo lugar, tenemos índices de desnutrición crónica que deben tratarse y mejorarse, estamos en índices de entre 17% y 25%, lo cual es bastante alto, y hay países que van más allá y países que están mucho mejor. Y en tercer lugar, un problema que nos preocupa mucho es que la desnutrición está oculta dentro de la concepción o de los criterios de evaluación de la pobreza, cuando no necesariamente es lo mismo, (porque) un niño de la periferia de cualquier ciudad de América Latina puede no vivir en un hogar pobre extremo, pero sí puede estar desnutrido.

¿Cuáles son las condiciones de las personas que están en desnutrición crónica?

El tema de la desnutrición tiene definitivamente una contextualización social, generalmente estamos hablando de grupos que no tienen acceso a alimentos, pero que al mismo tiempo no se insertan dentro de patrones de higiene ni de alimentación complementaria para poder incrementar la posibilidad de tener una dieta saludable que le permita un crecimiento fisiológico normal, (entonces) está muy vinculado al acceso a alimentos por falta de empleo, por falta de ingresos.

Usted dice que la desnutrición no está solamente asociada a condiciones de pobreza y por eso hablan de una desnutrición oculta. ¿Por qué?

Educación nutricional y hábitos alimentarios son principalmente la mayor causa, y evidentemente la dificultad para entender la importancia que tiene la nutrición en el desarrollo de una persona. Hay un problema de desnutrición oculta porque generalmente los criterios para la designación de ayuda se basan en criterios de pobreza y la pobreza se mide básicamente por el tipo de ingreso, entonces muchas veces ese criterio no toma en cuenta la verdadera situación de inseguridad alimentaria y nutricional en la cual se encuentran las familias, y es ahí donde tenemos que volcar y generar criterios nuevos que permitan identificar realmente cómo abordamos el tema de pobreza y cómo abordamos el tema de desnutrición de diferentes maneras, con diferentes metodologías, con diferentes herramientas.

Entonces, ¿qué enfoque deben tener las políticas de seguridad alimentaria?

El tema de la inseguridad alimentaria tiene tres componentes: acceso, disponibilidad y consumo. El acceso está dado básicamente por el nivel de empleo e ingreso que uno tiene y el acceso que puede tener; la disponibilidad está dada por el lado de la producción, o sea, la posibilidad de que en el mercado haya suficientes alimentos; y el tercer punto, que es el consumo, es básicamente utilización biológica y nutrición, es ahí donde tenemos que concentrarnos en este momento.

¿En qué consiste la ayuda que brinda el PMA contra la sequía que afecta a los países?

En el caso de cualquier emergencia que pueda presentarse, el PMA tiene una despensa alimentaria que permite ser utilizada, sea para salvar vidas en caso de un desastre o para generar alimentos y activos para recuperar lo que han perdido las familias afectadas. Recientemente apoyamos las inundaciones en Bolivia a través de programas de alimentos, bonos y cupones para diversificar la dieta de aproximadamente unas cincuenta mil personas por seis meses, y al mismo tiempo apoyamos al Gobierno para traer artículos no alimentarios que permitan soportar el momento de la emergencia.

 

La trayectoria

Miguel Barreto

Cargo: director regional del PMA en América Latina y el Caribe.

País de origen: Perú

profesión: Diplomático de carrera y máster en Relaciones Internacionales por la Academia Diplomática del Perú.

 

Ejerce su actual cargo desde febrero de este año. Anteriormente fue coordinador residente y oficial designado de la ONU en Honduras (2011-2012) y director de Naciones Unidas y Asuntos Políticos Multilaterales del Ministerio de Relaciones Exteriores en Perú, entre otros cargos.