•   Matagalpa y Estelí  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al principio pensó que eran triquitracas en la calle y sudor en su cuerpo. Pronto, Glenda Ruiz Gómez confirmó que las detonaciones eran balazos y lo que recorría su cuerpo era sangre. Estaban bajo ataque.

“Veníamos escuchando el discurso del presidente Daniel Ortega a través de la radio, cuando al pasar por una parte oscura de la Carretera Panamericana escuchamos unas detonaciones. Creímos que se trataba de que la gente de la zona estaba celebrando el triunfo de la Revolución, pero ¡qué va!, eran balazos contra nosotros, los que regresábamos en las caravanas”, relató ayer Ruiz Gómez.

La mujer es una de las sobrevivientes de la emboscada que sufrieron simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, la noche del domingo, cuando se celebró el 35 aniversario de la Revolución.

Dos grupos armados, en dos lugares distintos, atacaron las caravanas de buses de los seguidores del FSLN, dejando a cinco personas muertas y 19 heridas.

Una de las fallecidas, Vilma Argentina Gómez Benavides, era la madre de Ruiz Gómez.

EN silencio

La joven recuerda que al sentir un ardor en su rostro y un líquido recorriendo su cuerpo, preguntó a su mamá que cómo se sentía, pero no hubo respuesta, por lo que pidió al conductor encender las luces del bus.

La mujer primero se descubrió bañada en sangre y luego vio inconsciente a su mamá, quien recibió uno de los balazos en su rostro.

“Fue una experiencia horrible, nosotros no pensábamos ni nos imaginábamos que nos iban a agredir de esa forma tan criminal, con una lluvia de balazos”, dijo la también profesora, quien imparte clases de primaria en el municipio San Juan de Limay, Estelí.

Según Ruiz Gómez, al escapar de la “lluvia de balas” el bus conducido por Arnulfo Espinoza se detuvo, aparentemente dañado por uno de los disparos que afectó el sistema eléctrico. En medio de la desesperación, algunos pasajeros lograron repararlo, con lo que continuaron su trayecto hasta Estelí.

En Matagalpa

Por su parte, Harvin Junior Arce, un joven que resultó herido de bala en la espalda, afirmó que los atacantes supuestamente se movilizaban en otro bus, el cual tomó la carretera hacia Ciudad Darío tras el suceso.

“Unos dicen que fue del monte (que dispararon), eso es mentira, veníamos en la caravana todos los amigos y miré que venía un bus. Primero tiraron algo, yo creía que eran triquitracas, al igual los demás, (pero) cuando yo vi eso yo ya estaba pegado (herido), no me sentía nada, al igual que otro que venía conmigo, también estaba tirado y me dijo ‘ya me pegaron’; yo me di vuelta y caí al lado de él”, relató Arce.

Hasta el momento las autoridades no han confirmado esa versión.

DOS ATAQUES

Según la Policía Nacional, los ataques ocurrieron en el kilómetro 75 de la carretera Managua-Matagalpa, en el sector de Puertas Viejas, y el otro en la carretera San Ramón-El Jobo, municipio de San Ramón.

Las víctimas, que ayer fueron sepultadas, son Vilma Gómez Benavides, de 48 años; Yader Francisco Sáenz Potoy, de 22; Germán Adrián Martínez Méndez, de 24; Esther Gómez Barrera, 28 años (en Matagalpa);  y en el sector de San Ramón, Yeltsin Talavera Galeano, de 20 años.

 

El ataque ha sido calificado como "bestial" por diversos sectores.

 

En libertad uno de los sospechosos

Matilde Córdoba. -La Policía Nacional puso en libertad ayer a Franklin Martínez Tórrez, uno de los cuatro detenidos la noche del 19 de julio tras la masacre perpetrada contra partidarios del FSLN.

Tórrez estuvo detenido hasta ayer en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, conocidas como El Chipote, con dos de sus tíos y otro vecino de la comunidad Las Pilas, ubicada cinco kilómetros al este del kilómetro 75 de la Carretera Panamericana, de donde todos son originarios.

“Todos son del Frente, sus familias los identificaron con sus respectivos carnés de militantes sandinistas”, dijo Gonzalo Carrión, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh.

Según Carrión, el joven fue puesto en libertad a las 3:00 pm, “estaba súper nervioso” y no expresó nada.

Sin lógica

Los familiares de los cuatro hombres detenidos en calidad de “sospechosos” acudieron en la mañana al Cenidh a denunciar que todos son miembros activos del FSLN y aseguraron que regresaban de la Plaza de la Fe, en Managua, cuando la Policía los retuvo.

“Ellos (los tres que hasta en la noche de ayer estaban presos) amanecerían arrestados ilegalmente. Nosotros presumimos que los van a poner en libertad, porque no tiene lógica que van a poner libre al menor de edad y no a ellos”, dijo Carrión.