• San Miguelito, Río San Juan |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El sacerdote Félix Evelio Trigueros, quien atiende desde hace cuatro años la pastoral del municipio de San Miguelito, en el departamento Río San Juan, dijo a El Nuevo Diario que existe gran preocupación entre los habitantes por conocer la ruta donde pasará exactamente el Gran Canal Interoceánico.

“Muchos de mis feligreses me han manifestado que tienen muchas dudas e incertidumbre por la ruta exacta; lo que hemos dicho es ‘queremos ser beneficiados y no afectados’, y si no hay opciones, pues que se les reubique y que se les pague bien la tierra”, expresa el guía espiritual católico.

En vista de que el Gobierno en varias ocasiones ha manifestado que la fuente de financiamiento para construir el Gran Canal aún es un asunto confidencial, las expectativas del sacerdote de San Miguelito con respecto a la realización de dicho proyecto se resumen en una frase: “Si hay dinero, habrá Canal”.

PRECIOS JUSTOS

Los habitantes que expresan su mayor preocupación con el padre Félix Trigueros provienen de una comunidad llamada El Tule, ubicada unos 10 kilómetros al norte del casco urbano de San Miguelito.

Aquí, en esta comunidad, existen decenas de propietarios de fincas que asistieron el pasado lunes a la primera consulta pública convocada por la empresa concesionaria del proyecto canalero, HKND, en la cual se les brindó abundante información técnica ambiental y social referente a los beneficios que traería al país la construcción de una ruta interoceánica.

Los campesinos que asistieron a la reunión convocada por la concesionaria HKND, coincidieron en plantear que sus tierras no están en venta y que tras la experiencia que tuvieron con la más reciente construcción de la carretera Acoyapa-San Carlos, finalizada el año pasado, aprendieron a reconocer que sus tierras tienen un valor mayor del que imaginaban.

“Mi propiedad fue partida en dos por esa nueva carretera, pero como nos organizamos y nos informamos sobre el proyecto, supimos que el Banco Mundial había destinado casi un millón de dólares para pagar las indemnizaciones a los afectados, y nos pagaron bien… así que por este proyecto que es más grande, aquí ninguno de nosotros esperamos un trato inferior”, consideró Jorge Ruiz, un pastor evangélico que se dedica a la agricultura y la ganadería.

COSTO DE TIERRAS

El pastor Ruiz indicó que la nueva carretera aumentó el valor de sus propiedades y asegura que desde finales del año pasado algunas personas se han presentado a ofrecer hasta US$2,500 por manzana a los dueños de fincas que están a la orilla de la carretera.

“Y a los que están más alejados de la nueva carretera les ofrecen hasta US$1,500 por manzana, por eso nosotros decimos que no podemos esperar menos que eso a la hora que nos digan que el proyecto del Canal necesita nuestras tierras para que por allí pase la ruta”, consideró Ruiz.

De igual manera, el campesino Idanio Ramírez dice que una vez les digan cuáles serán las fincas afectadas, esperan recibir una buena paga por sus tierras.

“Supongamos que de mis 100 manzanas me digan que me van a quitar la mitad para el Canal, yo espero que con ese dinero que me entre, invertirlo en la tecnificación del resto de lo que quede de mi finca, y si puedo comprar otras tierras en otro lado, pues también”, opina Ramírez.

ESPERANZAS

Por su parte, el profesor de multigrados, Carlos Medina, dijo que hay muchas esperanzas entre la juventud tras el anuncio de la construcción del Canal Interoceánico.

“Muchos jóvenes trabajaron en el proyecto de la construcción de la carretera, que duró varios años y les fue bien. Muchos mejoraron sus casas, otros se casaron y formaron familias, por eso tienen la esperanza de que en la construcción de un Canal, también tendrán trabajo”, explicó el profesor Medina.

Eddy Robles, de 27 años, es padre de cuatro hijos, llegó hace un poco más de dos años proveniente de Costa Rica, donde estuvo trabajando por ocho años en el área de la construcción. Él dice que desde que escuchó que se construiría el Gran Canal, no ha querido regresar a Costa Rica, a la espera de que se concrete la megaobra.

“Esa es mi esperanza, meterme a trabajar al Canal, porque no es fácil vivir ilegal en otro país. Para mientras ahí me defiendo haciendo trabajos privados aquí mismo en San Miguelito, pero salen unos cuantos y los proyectos de la Alcaldía son muy pocos”, comentó Robles.

"Cuando los jóvenes me preguntan si es bueno que haya un Canal aquí, yo les digo que así como ha sido bueno para Panamá, también será bueno para nosotros".

Carlos Medina, profesor de multigrados en San Miguelito.

1,500 dólares por manzana es lo mínimo que aceptarían los finqueros por sus tierras que resulten afectadas.

El Canal

Nicaragua promueve un la construcción de un Canal Interoceánico que tendría un valor cercano a los US$50,000 millones. La concesión se adjudicó al consorcio chino HKND.

CAPACIDAD

En Nicaragua varios sectores han expresado dudas respecto a la capacidad real de construir la megaobra, tomando en cuenta el alto costo del proyecto para una economía pequeña.

Exigencias

Una de las principales exigencias ha surgido de los dueños de tierras por donde pasaría el Gran Canal Interoceánico, quienes demandan una indemnización justa.

Empleos

En Nicaragua el 70% de la economía es informal, por lo que distintos sectores esperan que con esa obra se multipliquen los empleos formales.