• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

En la Avenida Bolívar, frente al antiguo Cine González, se encuentra el Monumento al Combatiente Popular, erigido en memoria de los miles de revolucionarios que participaron en la lucha contra la dinastía de los Somoza.

Fue inaugurado el 17 de julio de 1984, cuando se conmemoró el quinto aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

Esta monumental estructura, de 9 metros de alto y repujada en hierro soldado, representa a un guerrillero de complexión hercúlea, que carga en la mano derecha una pica, y en la otra un fusil AK-47, mientras alza la vista hacia el infinito.

La “mole” fue creación del escultor Frank Orozco, quien contó con las colaboraciones de Ellis Casanova, de Santiago Aguilar y de Javier Orozco. Con esta obra, Orozco ganó el Premio Nacional de Escultura en el certamen nacional de artes plásticas.

Le dicen “Hulk”

En la ejecución, contó con el apoyo del entonces Ministerio de la Construcción y con el de la Alcaldía de Managua.

Muchos conocen la obra como Monumento al Guerrillero Anónimo, otros como el Combatiente Popular, y otros le dicen “Hulk”, por su descomunal estructura corporal; sin embargo, desde hace muchos años esta mole de hierro está herida por la corrosión, que poco a poco va destruyendo su armazón.

Lo que más daño le está haciendo al monumento es la acelerada oxidación en las piernas, sobre todo, en la base del pie derecho, donde unos desconocidos hace varios años le colocaron una bomba para derribarlo, logrando apenas abrirle una grieta que luego otros, o quizá los mismos, han ampliado.

Con gran daño

Ahora se ve el gran daño en su pie, y de no repararse podría poner en peligro la estabilidad de la estructura, y hacer que ceda a la ley de la gravedad. La situación evidencia el poco interés de las autoridades por un patrimonio de la ciudad capital.

Marcia Traña Galeano, responsable de Patrimonio Histórico de la Alcaldía de Managua y autora del libro “Apuntes sobre la historia de Managua”, dijo que existe una división encargada de dar mantenimiento a los monumentos de la ciudad capital, pero que iba a consultar si existe un plan para reparar a la famosa escultura de la pica y del fusil en alto.