• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Un cambio a las relaciones entre los nicaragüenses “exige la patria en las actuales circunstancias”, es el llamamiento hecho esta mañana por monseñor Carlos Avilés, vicario de la Arquidiócesis de Managua, quien oficiará la misa que antecede a la tradicional bajada de Santo Domingo de Guzmán en Las Sierritas.

Monseñor Avilés dijo que debe cerrarse la violencia y que no es así cómo los nicaragüenses resolverán sus diferencias. “La violencia no es de un cristiano”, agregó el prelado

La exhortativa fue hecha por el religioso ante centenares de devotos de Santo Domingo de Guzmán, quienes esta mañana abarrotaron el templo desde muy temprano, mucho de ellos cargando en hombro a niños y pagando sus promesas.

Está programado que a las once de la mañana inicie la bulliciosa bajada del santo patrono de los Managua, entre estallidos de cohetes, bombas morteros y la infaltable música de los sones de toros.