• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, Álvaro Fiallos coincidió con el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, sobre las afectaciones de la sequía en los rubros como maní y arroz, así como de otros productos básicos, como el maíz y el frijol.

Fiallos señaló que toda la siembra de primera se vio afectada por la falta de lluvias, pero no mencionó cifras porque “sería especular”. El titular de la UNAG, sin embargo, refirió que en todos los municipios del llamado Corredor Seco no habrá producción.

El Cosep informó ayer que de las 70,000 manzanas contempladas para el cultivo de maní en el ciclo 2014-2015 se dejará de cultivar un área de 16,000 manzanas debido a la sequía. En el caso del arroz, podría cultivarse solo el 60% de lo que tradicionalmente se ha sembrado, en el ciclo pasado se cosechó un área de 130,300 manzanas.

Entre los departamentos del Corredor Seco se encuentran Estelí, Madriz y Nueva Segovia.

Seguridad alimentaria

Sobre la seguridad alimentaria, Fiallos reconoció que tras la sequía sí habrá problemas pero que es difícil pronosticar en qué medida y de cuánto será ese efecto.

El representantes de los agricultores y ganaderos espera que las lluvias mejoren en agosto para “echarla toda” en las siembras de postrera y ver si se repone parte de los que se ha perdido en la siembra de primera.

Uno de los granos que se ha visto más afectado es el arroz secano, que depende principalmente de las lluvias; también sufre afectaciones -en menor medida- la cosecha de riego ya que ha bajado la capacidad de las fuentes de agua.

Proyecto

Estas declaraciones de Fiallos fueron ofrecidas durante el lanzamiento de un proyecto que está impulsando la UNAG con financiamiento de la Unión Europea con el que promoverán la agricultura agroecológica y orgánica. Este programa se desarrolla en tres países del istmo: Honduras, El Salvador y Nicaragua.

El financiamiento del proyecto asciende a más de un millón de euros con una contraparte de las organizaciones aliadas; éstas destinan 264,180 euros.

En el caso de Nicaragua, este programa se desarrollará en 40 municipios y beneficiará a 1,800 productores.