Lizbeth García
  • Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Por “falta de presupuesto”, según documentos oficiales, el Gobierno Regional Autónomo del Caribe Norte prescindió de los servicios de 259 maestros voluntarios que atendían a 9,254 estudiantes de primaria y secundaria en seis comunidades de la zona.

Los cesanteados externaron su preocupación por el futuro de los alumnos y por su propia situación económica, porque en el casco urbano ya sus plazas fueron ocupadas por otros maestros, pero en las zonas rurales los alumnos aún no tienen quién les sirva el pan de la enseñanza.

Carmelo Justo Jacobo, Rosibel Vanegas Benlis, Jessenia Lastenia Pérez y Florencio Fúnez, entre otros, se presentaron este miércoles al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos para exponer la situación por la que atraviesan.

Jacobo explicó que también fueron despedidos, a partir de julio, 130 empleados administrativos entre los que se cuentan vigilantes, conserjes y personal técnico, a quienes les aplicaron el artículo 45 del Código del Trabajo y la Ley del Servicio Civil y de la Carrera Administrativa.

Reclamo

Los maestros cesanteados reclaman del Gobierno Regional tres meses “de ayuda” correspondiente a C$1,250 por cada mes, y el bono solidario para el mismo periodo, porque no devengaban el mismo salario que perciben los profesores que están en la planilla del Ministerio de Educación.

Vanegas Benlis explicó que esta situación se dio porque la demanda de maestros en el Caribe Norte es grande y el Gobierno Regional decidió apoyar a las comunidades “facilitando docentes y dando ese pequeño apoyo (económico)” al profesor que procede de la zona y que aceptó esa plaza “por necesidad”.

El abogado del Cenidh, Carlos Alberto Guadamuz, explicó que acompañarán a los maestros despedidos en su reclamo ante el Ministerio del Trabajo y Hacienda y Crédito Público, para que les cubran sus liquidaciones y se respeten sus derechos humanos y laborales.