•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Muñequita” es el nombre de una mona araña de unos 6 años, mismos que tiene de actuar en el circo Royal King Guatemala, que por estos días recorre Nicaragua. Su dueño, Allan Morales, asegura que dan a la mona todos los cuidados necesarios y que la comida nunca le falla.

“Si la ven es panzoncita, está gordita, su pelo huele bien y está limpia, come dos tiempos y le mandamos a pedir un plato de comida, igual que nosotros, nunca se le ha maltratado porque es un miembro más”, afirmó Morales.

Según Morales, en su circo jamás se ha maltratado a un animal, aunque tengan muy pocos ejemplares. “Aquí se les baña a diario, se les da buen alimento, vitaminas y todo, cómo vamos a tratar mal a quienes nos dan de comer”.

Todo legal

Otro circo con presencia en Nicaragua es el de “Renato”, donde uno de los encargados dijo que llevan un proceso legal para cumplir con todos los requisitos.

“Unos pocos pelean por algo que lleva muchos años funcionando”, dijo la persona que se identificó como “Renato”, al referirse a quienes critican la presencia de animales en los circos.

En declaraciones anteriores, Graciela Bertti, miembro del circo de origen mexicano, señaló que los animales no sufren porque ya los compraron amaestrados.

“No sé por qué ahora hacen eso, si los circos aquí han venido con animales desde hace años, las autoridades competentes nos dieron el permiso”, sostuvo Bertti.

Hablan protectores

Según Félix Leiva, miembro de una asociación de protección de animales, los circos sacan a los animales de su hábitat y los fuerzan a vivir la mayor parte de sus vidas dentro de jaulas pequeñas, donde a veces no pueden ni estirarse.

“Si van a un circo observen las jaulas, los animales allí defecan, duermen, comen, algo antihigiénico. Además son obligados a actuar bajo la amenaza, el circo es divertido para la gente, pero no para los animales”, afirmó Leiva. 

Por su parte, Martha Guerrero, otra integrante de una asociación de protección animal, dijo que en los entrenamientos incluyen herramientas de castigo, como los bullhooks.

“Estas son varas que terminan en un gancho, el cual se utiliza para llamar la atención de los elefantes, golpeándolos en las caras y detrás de las rodillas”, dijo Guerrero.

“Población exagera”

Para el doctor Jaime Pastora, fundador de Médicos Veterinarios de Nicaragua, las acusaciones contra el maltrato animal en los circos muchas veces son infundadas, pues a su parecer estas personas “no pueden maltratar su negocio”.

Agregó que muchos han exagerado el tema, “porque no dicen nada con el montón de caballos carretoneros que les van pegando en las calles que están desnutridos, enfermos y con llagas, ¿por qué no protestan por eso?”.

Entrenar sin golpear

Por su parte, el veterinario Luis Romero explicó que no es posible que con todos los animales se use la violencia, pues algunas especies como los tigres son muy fieros y si “son atacados, atacan”.

“Hay animales mansos que sí pueden ser golpeados para amaestrarlos, aunque la verdad los profesionales no necesitan castigar animales para eso, en esos circos hay gente que sabe cómo entrenar, tienen años de experiencia”, afirmó Romero.

Enrique Rimbaud, de la fundación protectora de animales, Amarte, aclaró que no piden que no haya más circos, sino que no haya más circos con animales.

“En Europa ya no se prohíben circos con animales, acá en Centroamérica Costa Rica no permite circos con animales, ahora debe ser Nicaragua”, expresó Rimbaud.

Animales permitidos

Según el diputado Wilfredo Navarro, la ley de Protección y Bienestar Animal no prohíbe la entrada de circos con animales exóticos, aunque establece una serie de requisitos y supervisiones en cuanto a la condición en que entran las especies.

“A diferencia de Costa Rica, donde sí se prohibió en su totalidad la entrada de circos con animales, lo que se hizo aquí fue instaurar restricciones, como la obligación del trato y el cuido con un veterinario para garantizar la salud y las condiciones de los animales”, dijo el diputado.

Añadió que los encargados del circo también tienen que presentar la documentación donde describan el origen del animal y sus certificados de vacunas.

“Por supuesto,deben pasar la revisión de los animales por un veterinario nicaragüense”, indicó Navarro.

La legislación nicaragüense

Requisitos • La Ley de Protección Animal, en su sección V, referida a la utilización de especies para las exhibiciones y espectáculos, demanda al propietario de los animales circenses contar con las autorizaciones correspondientes y exige que las exhibiciones garanticen las normas de higiene y seguridad. 

La ley menciona que a los animales utilizados en los circos se les aplicarán métodos basados en el conocimiento de la psicología del animal, que no produzcan maltratos físicos ni daños psíquicos; y para tal fin los dueños de los circos deberán contar con el personal acreditado del Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor.

La ley agrega que se debe contar con una cartilla sanitaria que demuestre el control de las vacunas.

25 personas protestaron recientemente frente

al circo “Renato”.

13 son los países que prohíben el ingreso de circos con animales.