• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Tres días de duelo decretó el Ministerio de Educación por la sensible pérdida del doctor Juan Bautista Arríen, excepcional educador y exsacerdote jesuita.

La titular del Mined, Miriam Raúdez, señaló que la bandera nacional se izará a media asta en todos los centros educativos públicos del país, “por los grandes aportes que tuvo en el proceso educativo el doctor Arríen”.

Los restos mortales del educador permanecieron luego en el Salón de los Cristales, en el Teatro Rubén Darío, donde miembros del cuerpo diplomático radicado en Nicaragua y otras personalidades le rindieron homenaje.

Destacan cualidades

El Padre Fernando cardenal, Director de Fe y Alegría Nicaragua, dijo durante el homenaje en cuerpo presente que se le rindió al doctor Juan Bautista Arríen -durante la mañana- en la Universidad Centroamericana, UCA, que Nicaragua perdió a una personalidad insigne en el campo de la educación, pues dedicó más de 40 años en esta área.

“Al irse nos deja un gran hueco que nadie podrá llenar, era una persona con mucha honradez, rectitud, un ejemplo como ser humano, lo perdimos como educador persona y como amigo, es una pérdida muy grande para el país”, subrayó Cardenal.

Por su parte, Miguel de Castilla, exministro de educación, manifestó que Juan Bautista fue un gran amigo y ser humano que brindó su vida a la mejoría de la educación en el país.

“El era un hombre valiente, Recuerdo que siendo rector de la UCA defendió a profesores sandinistas ante jueces somocistas, sin tener miedo a la dictadura que estaba en la época”, señaló el exministro. “Entre las cosas que podemos destacar y que aún siguen con fuerza de su legado, está el acuerdo que hicimos con El Nuevo Diario de publicar un artículo de opinión semanal con énfasis en la educación, además por mucho tiempo se capacitó a muchos maestros en todo el país”, concluyó De Castilla.

p