•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Comité Latinoamericano y del Caribe para la Defensa de los Derechos Humanos de las Mujeres, Cladem-Nicaragua, informó que ya denunció a nivel internacional lo que está ocurriendo en Nicaragua a raíz de la publicación del Reglamento de la Ley 779, pues consideran que el mismo perjudica a las víctimas de violencia, ya que --entre otros puntos-- limita la tipificación de ese delito, a los cometidos dentro del ámbito privado.

“Ya estamos dando la alerta a nivel internacional”, informó Virginia Meneses, coordinadora de Cladem-Nicaragua, quien explicó que escribieron a los miembros del Comité que le da seguimiento a la Convención de Belém do Pará y de la cual Nicaragua es suscriptora, a la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (organización reconocida por los Estados miembros de las Naciones Unidas), “y a diferentes entidades en las que podemos tocar puertas”.

Por su parte Reyna Rodríguez, enlace nacional de la RMCV, anunció este martes una serie de acciones de rechazo a la reglamentación de la Ley 779, entre las que destacan un llamado a la desobediencia social, la interposición de un recurso por inconstitucionalidad y movilizaciones en todo el país, comenzando este jueves en Managua.

Marcha del silencio

Meneses reveló que las mujeres que defienden los derechos de las féminas, se concentrarán en diferentes puntos de la capital y de Nicaragua, para marchar vestidas de negro y en silencio, en representación del luto, porque tanto Cladem-Nicaragua como la RMCV coincidieron en decir que el Reglamento crea mecanismos que obstaculizarán el acceso de las mujeres a la justicia, lo que a la larga podría agudizar la violencia y detonar un estallido social.

Sin embargo, el lunes pasado la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz Ramos, dijo que con la reglamentación de la Ley 779 la aplicación del castigo será más dura, porque si no hay o no hubo relación de pareja entre un hombre que mata a una mujer, el delito se tipificará como asesinato, que tiene una pena mayor que la que merecería quien comete un femicidio.

Además, el magistrado Rafael Solís explicó que aquellos hombres que pongan en peligro la integridad de mujeres y niños, irán presos y, aclaró que el hecho de que la cárcel solo se vaya a aplicar en los casos más graves, no significa que se le esté dando luz verde a un varón para que intimide a una fémina.

No obstante, lo que mayor rechazo ha causado entre las organizaciones de mujeres es la creación de estructuras establecidas en el Código de la Familia, el cual aún no ha entrado en vigencia porque no ha sido publicado, explicó la abogada Karla Laguna, coordinadora de la RMCV.

Esas estructuras son los Gabinetes de la Familia y consejerías o redes comunitarias, las cuales intervendrán en los conflictos de parejas, para que estos medien antes de que los casos lleguen a la Policía.

 

46 días les quedan a las organizaciones de mujeres para recurrir contra el Reglamento.