•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El cardenal Leopoldo Brenes se reservó opinar sobre la polémica suscitada en torno al Reglamento de la Ley 779, el cual, entre otras cosas, limita la tipificación del delito de femicidio al ámbito privado, es decir, únicamente cuando entre la víctima y el victimario existan vínculos de pareja.

El máximo jerarca de la Iglesia católica, durante una visita a la ciudad de Masaya, dijo que esperan sentar una posición colegiada y que para ello estaría programando una reunión de la Conferencia Episcopal.

“No nos hemos reunido para analizarlo, entonces esperamos que sea la Conferencia Episcopal y sobre todo que toda la pastoral familiar, que está a cargo de monseñor Bosco (Vivas Robelo), convoque para analizar con calma y así como conferencia decir un punto al respecto”, dijo el cardenal Brenes.

La publicación el 31 de julio, del Reglamento de la Ley 779, ha generado posiciones encontradas entre las autoridades a las que le compete conocer este tipo de casos y los organismos feministas, estos últimos porque consideran que el Reglamento podría beneficiar a los victimarios, ya que podrían solicitar ser juzgados por homicidio, que supone una pena menor que la del femicidio.

En respuesta a esto, la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz Ramos, dijo a principios de esta semana, que las muertes violentas de mujeres que se produzcan en el ámbito público serán juzgadas bajo la figura de asesinato, que establece penas más severas que las del femicidio, entre 20 y 30 años de cárcel.

Conteo de muertas

“Estamos haciendo un análisis de los observatorios de violencia hacia las mujeres que hay: el del grupo Venancia, el de las Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) y el de la Red de Mujeres contra la Violencia (RMCV), para tener una posición (unificada), porque a veces no coincidimos (en las cifras)”, informó Reyna Rodríguez, ya que uno de los puntos de divergencia entre los grupos que defienden los derechos de las mujeres y las autoridades ha sido el conteo de los casos de acuerdo a la tipificación del delito.

En el último informe que dio la Policía, solo dio cuenta de 18 femicidios, en tanto las organizaciones de mujeres contabilizan más, porque toman como base los crímenes ocurridos tanto en el ámbito público como en el privado, como dice la Ley 779, pero que el Reglamento reconoce como un delito exclusivo del ámbito privado. Según el último conteo de la RMCV, 54 mujeres han fallecido violentamente en Nicaragua, en tanto que las Católicas por el Derecho a Decidir dieron cuenta hasta el 31 de julio, de 52 asesinadas en territorio nacional y 4 en suelo extranjero; en tanto que no se conocen las cifras que tiene el Grupo Venancia, cuyos análisis son focalizados en el departamento de Matagalpa, de donde sus integrantes son originarias.