•   Ocotal, Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este año en el tradicional desfile de burros ataviados, ningún ejemplar lució los acostumbrados adornos naturales como matas de maíz o de frijoles, pues todo se perdió a causa de la ausencia del invierno.

Es más, la participación en el desfile, que organiza la Comisión Ciudad Segovia en el marco de las fiestas patronales, tenía para los dueños de los animales un motivo más fuerte: recibir una canasta con productos básicos, para mitigar las necesidades alimentarias que pasan las familias golpeadas por la sequía.

Según Haydée Castillo, directiva de la organización local, al evento acudieron 250 burros guiados por sus respectivos propietarios. Y como estímulo se les entregó una pana con productos básicos que fueron donados por casas comerciales de la ciudad, y otros aportes de personas solidarias.

Dificultades

María Arcadia Gómez Blandino, de Quisulí Abajo, Mozonte, dijo que “ahora sí que no tenemos nada. Sembramos maíz, frijoles, ayotes y pipianes pero todo se perdió. Esto nos va a ayudar”, enfatizó, tras recibir su pana con productos.

Dijo que su familia está sobreviviendo de la venta de leña que acarrea con su burro llamado “Cero”, y que por fortuna ya tiene clientes fijos como las tortilleras o nacatamaleras de Ocotal. Agregó que en algunas ocasiones los maridos con los hijos mayores se van a las zonas cafetaleras a buscar empleo.

Marcio Alí García, de la comarca El Quebracho, también lamentó la pérdida de la cosecha de granos básicos. “Ahorita estamos así medio mantenidos, buscándole; cuando hallamos, comemos, y cuando no… tenemos que aguantar”.

Es una versión que repiten casi todos los campesinos de Mozonte, uno de los municipios más secos de Nueva Segovia.

El temor también está sobre la disponibilidad del agua, porque las fuentes hídricas se han secado, y ahora están acudiendo a lo poco que corre en los ríos, con el riesgo de beberla contaminada.

“El agua la tomamos del río Quisulí, pero ya está secándose. Y lo poco que corre va sucia porque arriba (en la pasada de la carretera Ocotal-Jalapa) lavan carros y extraen arena y piedra, pero ni modo, así la tomamos”, relató Gómez Blandino.

María Narcisa Ruiz dijo que en la comarca El Quebracho ahora acuden al río Achuapa para abastecerse del vital líquido, porque el miniacueducto dejó de funcionar, debido a que la fuente se secó.

250 burros participaron en el pintoresco desfile que celebran los productores ocotaleanos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus