•   Isla de Ometepe, Rivas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un grupo de 18 familias promueve entre canadienses, australianos, británicos y estadounidenses una experiencia única: disfrutar del turismo rural en la paradisiaca isla de Ometepe, donde les garantizan la belleza natural de la localidad, tranquilidad, las aguas del lago Cocibolca y el vino de rosa de jamaica que elaboran artesanalmente.

El negocio turístico empezó en 2005 en la comunidad La Paloma, a dos kilómetros de Moyogalpa. En la actualidad, acoge a 700 turistas extranjeros cada año.

Las familias que pertenecen a este negocio promocionan su proyecto con touroperadoras de Canadá y Francia.

Antes estas familias se dedicaban a la pesca y la agricultura; no obstante, ante el auge del turismo, optaron por convertirse en pequeños prestadores de servicios turísticos que gustan a los visitantes extranjeros, quienes tienen contacto directo con la naturaleza, la cultura y la gastronomía.

El proyecto se ejecuta con el apoyo de un canadiense, con quien crearon la Asociación Puesta del Sol, un negocio turístico amigable con el medio ambiente.

Ingresos

De acuerdo a Brener Cruz, presidenta de la asociación, las familias de esta comunidad rural decidieron convertir parte de sus viviendas en alojamientos, como una alternativa para mejorar sus ingresos.

Asimismo, indicó que otras invirtieron para construir habitaciones independientes en los patios de sus casas.

"En la Asociación Puesta del Sol, el visitante tiene la oportunidad de ser parte de la vida cotidiana de la comunidad, (y puede estar) en pleno contacto con la naturaleza. Por eso, con el apoyo de un canadiense que está casado con una hermana mía, concebimos la idea familiar de crear la asociación, la cual poco a poco ha ido creciendo. Comenzó con 10 familias y en la actualidad somos 18, cada una ofrece dos habitaciones con una capacidad para alojar a siete personas”, precisó Cruz.

Este proyecto turístico comunitario cuenta aproximadamente con 36 habitaciones; en cada una de ellas hay entre tres y cuatro camas disponibles.

Gustos

“Las habitaciones que acondicionamos son parte de nuestras viviendas, donde el visitante extranjero puede conocer el calor humano de una familia nicaragüense de vida rural. Además puede ver la elaboración y degustar nuestras comidas típicas, como el gallopinto”, comentó Martha Alemán, una de las mujeres socias.

Alemán explicó que uno de los principales atractivos de los turistas extranjeros que visitan este alojamiento comunitario, es observar la elaboración de los alimentos en fogones y la convivencia con los niños de la comunidad.

También manifestó que reciben a grupos de estudiantes extranjeros que llegan con el propósito de intercambiar experiencias y aprender a hablar español.

María José Cerda coincide con otras socias en que, además de mejorar sus ingresos familiares (unos US$200 mensuales), pueden hacer intercambios culturales con los huéspedes. Estos en su mayoría son canadienses, australianos, estadounidenses e ingleses.

Apoyo

Según registros oficiales, cada año la Asociación Puesta del Sol recibe a 700 turistas extranjeros y, según su presidenta, ahora son un punto de referencia en turismo rural comunitario en la Isla de Ometepe. Hace dos años la asociación logró que el Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, apoyara a estas familias con la mejora de las habitaciones, incluyendo avituallamiento y construcción de cocinas.

Asimismo, Cruz señaló que con el apoyo de organismos no gubernamentales instalaron en las habitaciones paneles solares para consumir energía limpia y reducir costos de operación. También les financiaron la construcción de un quiosco informativo, para que todos los visitantes de la Isla de Ometepe conozcan lo que ofrece la Asociación Puesta del Sol.

Alternativas

El proyecto turístico rural comunitario cuenta con una casa base donde los huéspedes que quieren conocer más de la vida en el campo, puedan hacer un tour a caballo o en bicicleta para aquellos que prefieran hacer más ejercicio.

Para los amantes de los deportes acuáticos, en las cálidas aguas del lago Cocibolca tienen la opción de acceder a los tours en canoa o en kayaks.

La elaboración y procesamiento artesanal de vino obtenido de la flor de Jamaica es otra de las actividades que ofrecen en los tours. Las socias apuestan por hacer autosostenible la elaboración y comercio de este producto.

Cruz relató que tienen más de media manzana destinada al cultivo de la flor de Jamaica y cuatro socias ahora elaboran el vino “Mojarra Roja” de forma artesanal. Este cuenta con registro sanitario y es vendido en el mercado local y al turista extranjero que visita el complejo turístico comunitario.

El vino

"El vino es elaborado en un pequeño laboratorio de forma artesanal, lo envasamos en botellas recicladas que antes son debidamente esterilizadas. El corcho y la levadura son traídos de Canadá, porque aquí es difícil encontrarlos”, indicó María José Cerda.

Estiman que al mes envasan unas 71 botellas con el vino “Mojarra Roja”, que tiene un valor de entre C$150 y C$200 por unidad.

Según las socias, este producto lo promocionan en diferentes ferias a nivel departamental y nacional. Asimismo, reconocen que hace faltar tecnificarse para perfeccionar la elaboración de este producto.

Por otro lado, en este centro turístico comunitario rural con las frutas de temporadas elaboran mermelada de mango y piña, elaboran té de zacate de limón y hacen uso de diversas plantas medicinales, las cuales cultivan e incluyen en los recorridos turísticos.

 

700 turistas extranjeros reciben al año las familias asociadas.

 

La Puesta del Sol financia obras sociales, que desarrollan en beneficio de las 572 personas que habitan en la comunidad La Paloma.

 

Trabajo comunitario

Estrategia • Daniela López, coordinadora general de la asociación, manifestó que insertan a los turistas en trabajos comunitarios como las reforestaciones y otros trabajos sociales.

López destacó que tienen enlaces con turoperadoras francesas y canadienses, a quienes ofertan la ruta San Juan del Sur-Ometepe-Granada.

“Mi esposo, Eric Boucher, de nacionalidad canadiense y radicado en esta zona, ayuda a promocionar a través de un sitio web en Canadá nuestra asociación como una alternativa de turismo rural comunitario", agregó.

Las mujeres socias coincidieron en que rodeados de mucha naturaleza y tranquilidad, garantizan una estadía inolvidable a los visitantes extranjeros que llegan a conocer una opción turística diferente a las que tradicionalmente se ofrecen.