•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El secretario privado para políticas nacionales de la Presidencia de la República, Paul Oquist, indicó que la primera capa de tierra, considerada fértil, que resulte de las excavaciones durante la construcción del gran canal interoceánico, será destinada para reponer suelos en áreas específicas que se convertirían en terrazas agrícolas.

“El concepto moderno es no tener material de desecho, sino que el material de excavación sería depositado en 41 puntos, que serán luego aplanados como bancos de tierra fértil, tomado de la primera capa de tierra excavada, y se crearán áreas de tierras de producción agrícola manejables con tractor”, explicó Oquist.

El asesor presidencial expresó que el criterio del Gobierno es que al cabo de la construcción del megaproyecto, haya un impacto ambiental neto positivo en Nicaragua, que permita disponer de los recursos monetarios para proteger mejor el medio ambiente.

Agregó que el gobierno aún espera el estudio de factibilidad que realiza una empresa del Reino Unido, la cual a su vez recomendará algunas medidas de mitigación, pero, además, expresó que hay otros criterios ligados a la reforestación masiva y el manejo integral de cuencas.

“Se está viendo la posibilidad de algunos bonos o mecanismos para proyectos específicos de reforestación, para esto se podría buscar financiamiento con préstamos, para después pagar más adelante, cuando tengamos más recursos. Hay inversionistas en Europa muy interesados en invertir en energías renovables en Nicaragua, y algunos han expresado interés en proyectos de reforestación”, consideró Oquist.

APUNTAN A ASIA

El funcionario gubernamental comentó que existe una necesidad mundial de un nuevo canal interoceánico, y que el de Nicaragua podría aprovechar el constante transporte de los contenedores provenientes de Asia, cuyo destino es la costa este del continente americano.

Igualmente, dijo que se puede aprovechar el fluido comercial que va de la costa oeste del continente americano hacia Europa.

“Por ejemplo, el mineral como el hierro de Venezuela y Brasil se manda a fábricas de acero en Asia. El petróleo de Venezuela y de Brasil se mueve hacia el mismo lugar. Todos los productos de soya de Brasil, Paraguay y Argentina tienen su destino en Asia. Y también hay nuevos mercados como las exportaciones de petróleo y gas desde Texas y Luisiana yendo a Asia”, destacó Oquist.

Señaló que para construir un proyecto de las dimensiones del canal se necesita de una voluntad política temeraria.

“Porque no se hace un proyecto de estas dimensiones sin audacia. Cuando se construyó el canal de Panamá se hizo con mucha audacia. Tuvieron que mover dos montañas. Murieron en ese proyecto 26,600 trabajadores, de paludismo de fiebre amarilla, pero no se hace algo grande en la vida sin audacia, sin visión, sin convicción, sin autoconfianza en la justeza de la causa de superar la pobreza extrema en Nicaragua”, manifestó Oquist.

 

158 kms. cuadrados serán destinados para la creación de terrazas agrícolas.